jueves, diciembre 25, 2014

DAREDEVIL: EL DIABLO EN LA BAHÍA (De San Francisco...)


 
Otro nuevo número uno de Daredevil, asumámoslo amigos, ya no volveremos a ver un número 100 o 200 de alguna serie Marvel (al menos sin hacer las típicas trampas de sumar los distintos volúmenes) esos tiempos han quedado atrás para no volver, ahora con Axel Alonso como cabeza pensante, se lleva el estilo “temporada televisiva” y así pasa, que con la llegada de All New Marvel Now, nueva colección para Daredevil.

Al menos han tenido la sensatez de mantener al mismo equipo creativo con Mark Waid y Chris Samnee como capitanes de barco, pero bueno, dejémonos de prólogos, vamos con lo que nos interesa que es el tomo en sí. El número siete en España (de las numeraciones más altas en lo que se refiere a series recopiladas… tiene cojones) que incluye además un serial dibujado por Peter Krause (el de Irremediable de Boom! Studios junto al propio Waid) llamado Road Warrior que sirve como puente entre la anterior etapa y esta.

Poco que añadir a esta historia, el dibujo es notablemente inferior a lo que estamos acostumbrados claro está, pero Waid es el mismo de siempre, entretenidas páginas que cuentan la transición de Matt Murdock desde Nueva York a San Francisco, por el camino se enfrentará a un villano que llevábamos tiempo sin ver a la par que va soltando sus chascarrillos, lo de costumbre vamos.

Lo bueno son los otros cuatro números que incluye el tomo, los que forman la historia “El Diablo en la Bahí”, para quitarse el sombrero, Waid consigue hacerse un maestro del todo cambia para que todo siga igual, y en un plis plas, tenemos plenamente establecido al cuernecitos en la ciudad de las cuestas imposibles. Destacar el uso que hace de los secundarios, sobre todo del pobrecito Foggy Nelson y la aparición de Hank Pym (una idea genial, no es drástica, pero es muy coherente con la necesidad que siente Matt de mantener a salvo a todo el mundo), además nuestro querido escritor dedica pequeños detalles como viñetas en la que unas niñas le piden a Matt hacerse una foto con él, porque no olvidemos que en San Francisco, los supers no son tan habituales, pero siempre los reciben con los brazos abiertos y si no, que se lo digan a la Patrulla X.

El caso es que en esta primera aventura en su nuevo hogar le hará enfrentarse a un villano clásico, a la vez que Waid se acuerda de un personaje de decimotercera fila, un secundario creado en los años noventa que incluso contó con miniserie propia y que posiblemente pocos de vosotros recordaréis: Mortaja.

Aunque eso sí, tendrá un nuevo enfoque, nuevas motivaciones y estará más aprovechado que en cualquiera de sus apariciones anteriores, además de que sus poderes plasmados con el arte de Samnee adquirirán una dimensión totalmente nueva y amenazante. Una historia que juega con todos los tópicos establecidos, dos “héroes” que se encuentran, que luchan, que se alían, pero el final varia y no seré yo quien os lo cuente.

Es cierto que la intensidad de este volumen no es tan alta como la de los anteriores, ni las historias tienen ese toque trascendental o importante para los personajes, pero como homenaje a esos tiempos en los que el cuernecitos era feliz cuando era escrito por Stan Lee o por Karl Kesel, pues oigan, por mi que Mark Waid siga en el título los años que haga falta.

domingo, diciembre 21, 2014

BICHOS COMO NOSOTROS VI: Wild West C.O.W Boys of Moo Mesa

Hola amiguitos, bienvenidos un domingo más a las secciones temáticas de Los Archivos de Typhares, puede que últimamente me hayan fallado un par de post diarios, pero los de los domingos llevan casi un año fieles a su cita el último día de cada semana. No es fácil, pero me lo paso tan bien escribiendo sobre ellos que ya saben lo que dicen: sarna con gusto no pica.


Hoy toca “Bichos Como Nosotros” donde nos centramos en animales antropomórficos, para la entrega que nos ocupa vamos a viajar hasta 1992, año en el que boom de las Tortugas Ninja todavía estaba lejos de extinguirse y los productos derivados se sucedían por doquier, además el creador de la serie en cuestión no es otro que Ryan Brown, que trabajó durante mucho tiempo en las mencionadas tortugas.


Wild West C.O.W Boys of Moo Mesa, un nombre estrafalario para una serie de televisión casi desconocida en nuestro país (aunque en su momento fue emitida por Antena 3). WWC para abreviar fue producida por la ABC en su origen y primera temporada de las dos que tuvo (con un total de 26 episodios) y está protagonizada por toda una pléyade de personajes bovinomoroficos (toma palabreja) como vacas, terneras y toros, cuyo origen es bastante divertido.


A finales del siglo XIX un meteorito se estrelló en el medio-oeste americano y la radiación desprendida por este hizo que mutasen en esta nueva raza de anihombres, como estábamos en el salvaje oeste, la época de los cowboys, el código del honor, los duelos, los sheriffs y todo esto, pues estas fueron las reglas que se impusieron en un poblado que tenía su cantina, su banco, sus diligencias y sus malechores por supuesto, además el meteorito también los hizo avanzar tecnológicamente por lo que la serie está plagada de elementos de Steampunk y lo que se llama también Weird Science.


El elenco de personajes principal, estaba formado por Mariscal Montana Moo (los juegos de palabras son constantes, no se como fueron traducidos al castellano), el forzudo de Dakota Dude, el ligón Cowlorado Kid, el Mayor Oscar Bulloney y el Sheriff Terrorbull. La verdad es que los “buenos” estaban bastante bien y creo que uno de los principales problemas que tuvo la serie fue que no supo dar con unos villanos con carisma o unas contrapartidas adecuadas. No obstante, para la época que corría, 26 episodios estaba bastante bien.

Antes hemos comentado que la influencia de las Tortugas Ninja es más que evidente, pero es que además, nuestros c.o.wboys se encontraron varias veces con Leonardo y compañía en las páginas de Tales of the TMNT de Mirage Studios. No obstante, también contaron con una serie limitada y una serie regular publicadas por Archie Cómics. Marvel Comics intentó hacerse con los derechos para su sello Star Comics, pero no tuvo suerte.

   
Como toda buena serie de éxito, el merchandising no se hizo esperar y un poco antes incluso del estreno de la serie,  se publicó una serie de figuras de la compañía Hasbro (se apostó fuerte como veis, pues Hasbro era y es uno de los pesos pesados del sector), consistente en diez figuras basadas en los personajes y varias naves. Curiosamente, más de una década después se lanzó una serie limitada de tres figuras de un tamaño mucho mayor en plena fiebre de nostalgia por todos los productos animados de los ochenta y los noventa.


No podíamos terminar este artículo sin pararnos a hablar del genial videojuego de Konami que se lanzó a todos los salones recreativos en 1992 y que nunca tuvo conversión a los sistemas domésticos. Este juego se podría considerar un port de otro de la compañía, Sunset Riders, creado un año antes. Se trataba de un avanza y dispara lateral muy divertido y colorista y que permitía la acción de hasta cuatro personajes a la vez.

sábado, diciembre 20, 2014

EXPOCÓMIC 2014. 17 años, recortes y olé!


 
Antes que nada, pido perdón si hay algún seguidor del blog que se haya sentido abandonado en la última semana, por diversos motivos (sobre todo la falta de ganas) no he podido postear de forma regular, aunque a decir verdad debido a la masiva bajada de comentarios y de visitas, tengo la sensación de que a nadie le importa, pero bueno, vamos a darle una oportunidad más al blog y si de aquí a un par de meses la cosa no remonta, creo que lo mandaré a tomar por culo XD

Pero dejémonos de dramatismos baratos y entremos en faena, hace casi una semana que terminó el Expocómic de este año 2014, con esta edición van diecisiete y creo que sin duda esta última será recordada como el año de los recortes. Para empezar pasamos a tres días en lugar de cuatro, en el pabellón de cristal de la Casa de Campo en lugar de ocupar dos plantas, se ha ocupado solo una y el viernes en lugar de abrir a las diez, se abrió a las once, aunque esto último le está bien empleado a los gilipollas gumías que hicieron noche por un dibujo, de algún artista que a buen seguro o ya tenían o les daba igual, pero el síndrome de acumular es lo que tiene.

Tengo que advertir que aunque este artículo pueda parecer destructivo, no es mi intención, personalmente me lo pasé en grande, disfruté de tres grandes días con amigos de aquí y de fuera (no os voy a enumerar porque no quiero dejarme a nadie), me compré unos cuantos cómics chulos y baratos (aunque lo de que el Rincón del Cómic trajese sólo tomos y no grapas de un euro como el año pasado, fue un jarro de agua fría) y conseguí unos cuantos dibujos sin tener que hacer un esfuerzo titánico.

Creo que con este son tres los años que ya he dejado bastante de lado el tema de conseguir sketches de manera descerebrada (nunca he hecho noche, pero si que me he presentado cuatro horas antes de la apertura de puertas) y la verdad es que no lo echo de menos, los dibujos me molan, pero ya no a cualquier precio. En lo que me quito el sombrero es la organización a la hora de conseguir artistas, este año puede que no hubiera ningún hot artista, pero ahí tuvimos a Sarah Pichelli (por primera vez en España), Tom Raney y Gene Ha (de los que ya tenía dibujos), Jill Thompson o el gran David Messina. En total fueron más de cien artistas, así que el quisiera un dibujo entre sesiones de firmas de la organización y de estands lo tenía prácticamente asegurado.

Sobre los estands, debo felicitar una vez más a Joseba Basalo, ya que cada año va a más y en esta edición contó con una treintena de artistas y sesiones de firmas A TODAS HORAS, además creo que el salón les fue muy bien y que agotaron muchos títulos, me alegro mucho, porque cada vez les compro más gracias a que apuestan por material por el que no parecen apostar las grandes y eso se agradece. En su estand, conseguí un dibujo de Batgirl de Fernando Dagnino y una Tormenta Punk de Víctor Ibáñez. También pagué por una comission baratita de Nacho Fernández de Vegetal de Dragon Fall y en lo que respecta a las firmas oficiales, ya os digo que sin madrugar conseguí el número tres para David Messina (me hizo un Optimus Prime), el uno para Emma Ríos (un Daredevil) y el cuatro para Xermanico (un lobo de Injustice alucinante). Y sin esfuerzo, es cierto que en los de Aleta estaban siempre afincados los gilipollas de siempre que hacían varias colas a la vez, pero eso no me amargó.

Sobre las exposiciones, me gustaron mucho las dedicadas a Flash Gordon –que está de aniversario- y la de mujeres en el mundo del cómic. El tema general de este salón fue la mujer historietista y sobre ellas hubo dos charlas bastante interesantes, una moderada por mi buen amigo Moisés y otra donde Jill Thompson se vino arriba cosa mala y para darla por terminada hubo que arrancarla el micro de las manos, así de surrealista que fue.

Voy a terminar con algo de polémica, según la organización han sido 30.000 visitantes los que han acudido al salón, se de buena tinta que en Expocómic son serios con estos datos, no como en Ficómic que cuentan como público hasta a las personas que pasan en metro por debajo, pero debo decir que me parecen muchas, porque en ningún momento tuve esa sensación de agobio que he tenido otros años, el mal tiempo fue clave para que el sábado por la tarde el salón no estuviera atestado. Lo que si os puedo garantizar – y quizás case con el dato oficial de las 30.000 personas – es que nunca había visto unas colas tan largas para comprar la entrada en taquilla y eso que este año también se podía comprar on line.

Sea como fuere, Expocómic es mi salón y aunque este año no fueron editoriales como ECC o el mini estand de Panini y que la mayoría de tiendas fueran de objetos otakus o videojuegos, pueden seguir contando conmigo por los años que sean.

miércoles, diciembre 17, 2014

CAPITÁN AMÉRICA: EL SOLDADO DEL MAÑANA


 
En plena vorágine de abandonar series de La Casa de las Ideas, hay unas cuantas colecciones de grapa que todavía aguantan contra viento y marea, son pocas desde luego, pero las que sigo con ganas, las sigo con muchas ganas, una de ellas es el Capitán América de Rick Remender. Un autor que está demostrando una vez más que es un hombre de planes a largo plazo, ya lo vimos en Uncanny X-Force, con sub-tramas que han continuado en Uncanny Avengers y ahora en Capitán América sigue el mismo camino.

Con el último número doble publicado por Panini y que incluye las dos entregas finales de “El Soldado del Mañana” Remender ha dado un vuelco completo a la serie, con un nuevo protagonista que portará el escudo del Capitán América, este personaje es conocido desde hace meses, así que tampoco hace falta que me ande con remilgos para hablar de él porque sería absurdo.

SPOILERS

El caso es que prefiero centrarme en el camino hasta ese punto, recapitulemos, en la Dimensión Z vimos con Remender hacía una verdadera escabechina entre los personajes secundarios. Pues bien, todo fue un espejismo y en la saga que nos ocupa hemos visto como han vuelto tanto su hijo Ian (que espero que perdure como secundario un tiempo) como Sharon Carter, eso sí, con unos años de más para que pueda hacer de adorable pareja jubilada para el Capi. Me parece un buen giro, que por supuesto será dado la vuelta en el caso de Steve con el estreno de La Era de Ultron y en el de Sharon con Capitán América 3.

Lo que se nos cuenta sobre todo, es el asalto final de Arnim Zola contra Nueva York, un ataque que sabemos de ante mano que va a fracasar, pero entre Remender y el gran Carlos Pachecho consiguen que la historia resulte épica, que nos enganche y que queramos saber más de los personajes y de su incierto destino.

Para la recta final nos quedamos con el cambio de portador del escudo, algo que por culpa de las webs de cómics amarillistas y de los medios generalistas ha sido imposible no saber, Remender, conocedor de este hecho se mofa bastante y le da a la escena un tono excesivamente cómico para lo que debería haber sido trascendental y cuasi divino, pero es lo que hay, la sociedad comiquera está como está y nos toca quedarnos con unos cuantos chascarrillos, algunos absurdos y otros mejores y como siempre pulla a Ojo de Halcón, al que no se le deja de tratar como un retrasado.

Sigo enganchado y ya tengo ganas de ver que nos ofrecen Wilson, Remender e Inmonen.

NOTA: 8/10

domingo, diciembre 14, 2014

MIS TEBEOS FAVORITOS VIII: Green Arrow Archer´s Quest (2002-2003)

 

Hola amigos, bienvenidos a una nueva entrega de Mis Tebeos Favoritos, la sección de los Archivos de Typhares donde hablamos de cómics de todo tipo y condición que por un motivo u otro se me han quedado grabados a fuego y que por derecho propio están entre mis lista de cómics preferidos. Hoy voy con un cómic al que me acerqué gracias a las insistentes recomendaciones de mi buen amigo Moisés.

Durante un buen montón de años, yo he sido Marvel Zombie a saco, quitando los cómics que podía rescatar de Zinco (o los actuales en ese momento de Norma Editorial) protagonizados por Wally West y por Kyle Rayner, lo cierto es que me acercaba más bien poco a DC Cómics, tenía muchos tebeos suyos, pero seguir no seguía nada. Pero he aquí que me insistieron tanto con Green Arrow que acabé picando, me compré de saldo todo lo de Kevin Smith… y no me gustó mucho la verdad.

Pero amigos, lo de Brad Meltzer (el escritor que la lio bien parda con Identity Crisis) me pareció de otra galaxia, como sacó partido a la excusa de resurrección que se inventó Kevin Smith, que si bien sirvió para traernos a un gran personaje, su historia me parece que cojea por todos lados.

Meltzer, como buen escritor de novela negra y de misterio, comenzó potente, planteando un interrogante jugoso, que no fue otro que la pregunta que se repetía Ollie cuando miró las fotos de su funeral “¿qué hacía una persona que conoce en él?”, y si encima os cuento que es un villano de cuarta categoría la cosa se pone aún mejor.

Sin embargo, esta más que interesante premisa no es más que una excusa para que Oliver Queen se marque toda una road movie junto a Roy Harper, su particular aventura le llevará a recorrer toda América con la intención de recuperar un buen montón de objetos personales, algunos banales y otros muy peligrosos. Se trata de un viaje plagado de momentos donde prima la conversación entre padre e hijo, donde deben ver como han cambiado uno y otro.

Meltzer, conocedor de que su etapa era corta, no pretender dejar huella y llenar sus páginas de fuegos de artificios y recursos fáciles, como habría sido matar a algún personaje secundario o narrar el enésimo encuentro con Deathstroke. Va más allá de eso y prefiere centrarse en el reencuentro de Ollie con todos sus amigos y familiares, o con los miembros que ocupan ahora el puesto de sus amigos, especialmente destacable es su careo con Green Lantern y cómo Ollie le vacila en toda la cara.

Y es que Meltzer borda la personalidad de gruñón de Green Arrow, capta a la perfección su sentido del humor socarrón, su capacidad para sacar de quicio a los demás  y en definitiva para ser ese cabroncete tan entrañable. También es cierto, que para seis números que dura la historia, Meltzer no se complica en posicionarle en sus convicciones políticas y se limita a contar esta divertida y bonita aventura.

En la parte artística contamos con la siempre agradable presencia de Phil Hester, quien acompañado de su inseparable Ande Parks se encargaron de una gran cantidad de números de este relanzamiento de Green Arrow, un dibujante que narra como pocos, que consigue que con su aparente simpleza cada página rebose fuerza y dinamismo. A lo que le sumamos las cojonudas portadas de Matt Wagner y el resultado en la parte gráfica no puede ser mejor.

jueves, diciembre 11, 2014

HOMENAJES: Nueva tanda de guiños, parodias, homenajes y demás con especial atención a la música

 Hola amiguitos. Bienvenidos una vez más a mis homenajes, la verdad es que creo que he perdido algo del toque y de la frescura de las primeras entregas, de todas formas seguiré publicando esta sección de cuando en cuando. Esta entrega me ha  salido de manera invuluntaria bastante friki musical, espero que os guste.
 


 Comenzamos precisamente con música. Homenaje en toda regla a La Broma Asesina de Brian Bolland, la portada de Batgirl -dado quien es la protagonista- no deja de resultarme irónica, pero es que la de La Orquesta Mondragón es un plagio en toda regla, que encima creo que ha sido negado desde cercanías de la banda.


 Dave Johnson es uno de los portadistas más elegantes activo, sus cubiertas para MAX:Fury fueron memorables. Personalmente la composición de una figura femenina que sirve a su vez de marco para una escena es la hostia.


 El peso sobre sus hombros. Con Mapache Cohete - dentro de sus mes temático - y para la cubierta de uno de esos libros que intentan explicar los súper poderes con explicaciones científicas.


 Un clásico de la sección, la del Tío Sam y el I Want You. Por un lado está el Iron Patriot de Adi Granov en una de las publicidades del landscape de Marvel "Reinado Oscuro" y por el otro una genial portada de Marshall Rogers para una limited tardía de Batman.


Ya iban tocando videojuegos. El clásico de Capcom Bionic Commando (su versión más reciente, es sencillamente horrible) y una de Luke y Leia que sirve además de homenaje al Amazing Fantasy 15, para recordar una de las escenas más míticas de Star Wars, por cierto, esa escena la rodaron los actores, sin extras ni nada.


 No he leído The Goon de Eric Powell ¿qué tal está? Siempre le he tenido ganas, me cae simpático el personaje, no tanto como Luthor, en la genial serie limitada de Azzarello y Bermejo. Por cierto, la serie de Joker de este tándem creativo, es bastante flojita a mi entender.


 De la pedorra de Magadlena y sus amigas si que no he leído una mierda, pero la cubierta y la pose homenaje a la mítica cabecera de los Ángeles de Charlie me ha gustado mucho. Punto para ellas.


 El puntazo de la semana o como hacer una escena cotidiana como si fuera algo épico, "El Chicho de las Fotocopias" nada tiene que envidiarle al Kaneda animado del Akira de Otomo.


El bizarro de la semana es sin duda para este Stallone haciendo promoción de Nighthawks, machete de rambo en mano, en plan Thriller de Michael Jackson. Es alguna chanza de algún frikazo porque Nighthwaks (con Billy Dee Williams) es una película de 1980 si no recuerdo mal.


Otro clásico. Action Comics 1. No está Superman, está el perro súper poderoso, pero amigos, Namor es otra cosa, portada para New Invaders, serie tristemente cancelada ya. Las mejores series siempre caen deprisa.


Vamos a ir terminando de forma contundente, a hostia limpia y con Iron Man y Masacre en una situación de clara desventaje. 


Terminamos con algo más de música, The Archies y los Cazafantasmas (portadaca por cierto) en homenaje nada disimulado a la mítica portada de Abbey de los lamentables Beatles.