jueves, noviembre 10, 2005

CÓMIC RESEÑAS: THE FLASH GUERRA RELÁMPAGO


Ha terminado con Guerra Relámpago la etapa de Geoff Johns con Scott Kolins en The Flash, y aunque el primero continúa nos despedimos del segundo que tras el número 200 se marchaba a iniciar su aventura en Marvel. Todas las subtramas iniciadas hace años ven su conclusión, algunas de manera más dramática que otras. Atención porque a partir de aquí habrá SPOILERS.

El tomo empieza con un combate contra otro de los villanos de Iron Heights fugados en el tomo anterior. Pero a partir del segundo capítulo toma protagonista el segundo personaje más importante de Guerra Relámpago: Hunter Zolomon, quien perdió la movilidad de las piernas en el número anterior. Hunter culpa a Wally, que además se niega a usar una máquina para viajar en el tiempo. Todo ello provoca la frustación de Wally que se debate entre su deber como héroe y como amigo de Hunter. Aquí llega la sorpresa monumental de la historia: Hunter usa la máquina por su cuenta y riesgo y a consecuencia de ello se convierte en la nueva encarnación de Zoom. Qué gran personaje que es Zoom, mucho más rápido que Flash y que considera que su deber es hacer de Wally el mejor y mayor héroe de todos, aunque para ello debe producirle todo el dolor posible.

Que nadie piense que todo se va a reducir a una pelea tras otra de héroe contra villano. Geoff Johns Va mucho más allá, para empezar dedica un número entero para explicar la historia y caída en desgracia de Hunter, que visto el resultado bien podría englobarse en los denominados archivos de villanos. Realmente trágica es su historia la verdad. Paralelo a esto sigue la trama en la que Wally reúne a la familia para contarles la gran notica. Linda y él van a ser padres, pero Zoom interrumpe todo. Es temible comprobar cual es el alcance de sus poderes ya que ni el poder de Impulso, Flash y Jay Garrick no es para nada suficiente para derrotar. Wally no comprende la psicosis de Zoom, pero esto no quita para que ocurra lo peor que podría pasar.
Linda sufre un ataque y consecuencia de ello sufre un aborto, el legado de Wally tendrá que esperar a otra ocasión. No sólo linda sufre las consecuencias, Jesse Quick que acude para ayudar e intentar salvar algo la situación, pierde por completo sus poderes al cederlos a Wally para que derrote de una vez por todas a Zoom. Como es de suponer el tono de tragedia impera todo el rato en la historia y Scott Kolins dibuja como siempre con su estilo frenético y desatado unas planchas realmente espectaculares. De todas formas a pesar de acabar la lucha, no cesan ni mucho menos los sentimientos de culpa de Wally que se siente totalmente responsable del hecho debido al carácter público de su identidad.

Pero no acaban las sorpresas, el epílogo (muy en la línea del The Amazing Spiderman 500), es muy emotivo y da por cerrado un ciclo en la historia de Flash a partir de ahora todo será diferente y tendrá menos problemas de los que ocuparse, aunque para ello tendrá que renunciar a algunas cosas.

NOTA: 10/10

No hay comentarios: