domingo, diciembre 11, 2005

CÓMIC RESEÑAS: NAMOR ENCUENTRO CON EL DESTINO


Uno de los caprichos de Bill Jemas fue crear una línea de cómics inspirados fuertemente en el manga, desde el principio se quiso que los dibujantes estuvieran influenciados por el estilo narrativo y gráfico del cómic japonés, además las recopilaciones serían en formato Digest, la línea se conoció como “línea Tsunami”, su lanzamiento estuvo precedido de una campaña de secretismo en la que se mostraban a los protagonistas de las series entre sombras. Hoy en día sólo sobreviven Runaways y New X-Men (que fue lanzada como New Mutants) y recientemente se lanzó una segunda miniserie de Sentinel, por el camino se quedaron: Human Torch (12), Inumans (12), Venom (18) o Mística (24) entre otras, quitando la de la Antorcha Humana que a pesar de contar con guiones de Karl Kesel, fue un despropósito enorme y la de Venom que no había por donde agarrarla, el resto no estaban mal.

La que nos ocupa, Namor, sólo duró un año, es decir doce meses que no estuvieron exentos de polémica. Para empezar la dibujante inicial, que no recuerdo el nombre, era japonesa, pero bastante amateur y tuvo que ser sustituida, para ello arrancaron a Salvador Larroca de X-Treme X-Men (justo cuando se iniciaba Díos Ama, El Hombre Mata II) y se endilgó está serie, además Bill Jemas quiso meter mano en todo el asunto y fue capaz de delegar en el eficiente Andy Watson, que en su trayectoria en Oni Press dejó bien claro que se le dan bien este tipo de historias. Al final la serie tuvo como dibujantes a Joe Bennet y Pat Oliffe, pero no se salvó de la cancelación, y esto supuso uno de los primeros clavos en el ataud de Bill Jemas.

Hablaré un poco del tomo, que para algo esto es una reseña. Se nota que tenían planes para largo plazo, pues la acción se desarrolla de manera muy lenta, y para mi eso suele ser un impedimento. Pero es que este tomo tiene algo muy bueno: su dibujante, Salvador Larroca ha sido uno de los pocos, sino el único que se ha molestado en reflejar la sociedad de Atlantis como se supone que sería si existiese de verdad, así, se ve que las cosas flotan como tiene que flotar en el fondo de la superficie, el movimiento de las personas y sus ropas....además que al no tratarse de una serie de superhéroes, toda la acción se centra en ver crecer al joven príncipe Namor, como son sus amigos, en que ocupa el tiempo, su familia, pero sobretodo sus lazos con el mundo exterior, de hecho la última página del tomo es el principio de lo que le hará gritar su famosos “Imperius Rex”.

Me lo he pasado bien con el tomo, la historia es entretenida, se lee rápidamente (porque cuenta poquito, la verdad) y no se como seguirá pues el resto está inédito y dudo muchísimo que se llegue a editar alguna vez, yo no se si recomendar su compra (yo lo he cogido de la biblioteca), pero si hay algún seguidor lector de Shojo Manga puede que la historia le guste.

NOTA: 7/10

No hay comentarios: