viernes, enero 06, 2006

CÓMIC RESEÑAS: 30 DÍAS DE NOCHE REGRESO A BARROW


Que tercera parte más absurda e innecesaria, tengo que pensarme dos veces las cosas antes de comprar según que tebeos. Y es que soy un gran aficionado a todo lo que tenga que ver con Vampiros, desde las películas, libros a los cómics. La premisa de la saga es francamente interesante y responde a una de las dudas que teníamos muchos respecto a los chupasangres. ¿Por qué no atacar a las personas allá donde la noche dure más tiempo? Y que mejor sitio que un pueblecito llamado Barrow (por cierto que dicen que Sam Raimi la va a llevar al cine, ojalá sea verdad porque prometería la cosa) donde la noche dura semanas. Pues vale te crees que los Vampiros lo ataquen una vez, te crees la segunda parte (que estaba bastante bien y era original), pero venga, si tu pueblo es atacado cada año por Vampiros, ¿no te irías a otro sitio?, ¿no quemarías todo? Pues la gente de Barrow es masoca y se limitan a fortificar el pueblo como si fuera Guantamo.

Pues esa es la premisa de “Regreso a Barrow” un Sherif, cuyo hermano murió en la primera masacre, vuelve a Barrow con su hijo para encontrarse que todas las leyendas y rumores son ciertos. Y ya está no hay más, ninguna subtrama. Se le añade un poco de elemento sobrenatural que no te explican de ninguna manera y se acabó, a esperar la batalla final y a olvidarte del tebeo y lamentarte de haber pagado los 12 €. Sinceramente me lo pensaré mejor antes de comprar el “Blockbuster Chronicles” y mira que Steve Niles tiene otros tebeos del género cojonudo, pero parece que debe olvidarse de los Vampiros. Por su parte Ben Templesmith lo hace tan bien como siempre, con ese gusto por las sombras y lo grotesco, le recomiendo a todos su Singularity 7.

NOTA: 3/10

5 comentarios:

Juez_Dredd dijo...

Yo creo que las 3 partes son igual de malas... porque la primera no era nada del otro mundo tampoco...

Por cierto que mi hermano empezó un tebeo de vempiros también desarrollada en el polo sur y yo escribi una novela corta sobre el mismo tema antes de que saliera este mismo cómic, y eran mucho mejores que el mismo

Yota dijo...

A mi la primera parte me parece un gran tebeo, pero sobretodo es por el dibujo, que le viene perfecto al tono de la historia.

Harry dijo...

Dejaos de chorradas, joder. Las cosas como son, 30 días de noche está muy bien. Puede ser original o no, pero no hay duda de que la historia está muy bien planteada, y desarrollada. Con un estilo de narrativa muy facil de leer y que no se te hace pesado en ningun momento. Y luego está tambien el dibujo. Q como dice Txema, cuadra totalmente con el trasfondo de la histora. Y ya Días oscuros, la segunda entrega es mas de lo mismo. Pero con la diferencia de que es una continuidad que siempre agrada al lector si está bien llevada a cabo. como es en este caso. Y la tercera entrega, bueno, esa no la he leido, pero como todo el mundo dice que es una guarrería tampoco la pienso leer

Eduardo dijo...

Dont worry Harry que yo si kieres te la dejo,, pidemela por el Messenger y te la dejo

Y una de k es una mierda, joder, si te lo lees y la primer parte te gusto, la segunda tb el final de esta tercera hace k digas Me cago en la p**** ostia, es cojonudo el final nada k decir k es mala la tercera parte, es ua puta obra maestra los 3 tomos, joder tiene un estrcutura perfecta y deja cerrada la serie

Y si el tomo de Bloodsuckers Tales no es muy bueno k digamos, no pasa de entretenido....y eso k la edición americana (como tengo todos) eran 24 $ asik me decepciono un poco

Por cierto flatan 2 historias estaban muy bien el Annual de 2004 k se situa entre la segunda y tercera miniserie y la historia corta del especial de historias cortas que se situa después de la 3ª miniserie y recupera 2 personajes de esta ultimaprte, (por cierto el Annual tiene su importancia porque enlaca nmuy bien la 2ª y 3ª miniserie)

Nuff said¡¡¡¡¡¡

Yota dijo...

Gracias por los comentarios

Harry: así me gusta que me hagas caso.

Putedu: Creo que recientemente norma reeditó todo ese material pero yo he pasado jeje, me llamaba entre cero y nada.