domingo, agosto 19, 2007

BENDIS CUMPLE 40 TACOS. Que haga muchos más como Ultimate Spiderman y se deje de Secret War


Pues eso, que los muchachos de Newsarama, se hacen eco de la noticia y que tal día como hoy Brian Michael Bendis, uno de los guionistas estrellas del mercado USA ha cumplido 40 años. Y como son las cosas, al principio Bendis no me gustaba nada, no le cogía el punto a su Daredevil, leí primero sus nefastos Ultimate X-Men con el lamentable David Finch antes que su imprescindible Ultimate Spiderman. Y sus obras anteriores que estaban siendo en esos momentos editadas en Españas no me llamaban mucho: Goldfish, Torso, Jinx.... además algunas estaba dibujadas por él y su estilo de dibujo no me gustaba.

Había leído sus Sam & Twich. Y aunque afortunadamente poco o nada tenían que ver con los tebeos de Spawn de los que habían salido tampoco es que me matasen. Y el hombre algo tenía que tener puesto que ha ganado tres premios Eisner, y no se vayan a pensar que esos son como los Grammy, que no se los dan a cualquiera. No acaba yo de ver sus muchas virtudes, tratamiento de personajes, desarrollo de secundarios, predilección por personajes urbanos y ambientes oscuros.... pero claro Bendis también fue el niño mimado de Quesada, se le dejó hacer lo que fuera, por malo o por muchas patadas le diese a la continuidad o porque sus argumentos cupiesen en la esquina de una servilleta de lo poco densos que eran, daba igual, Bendis era guay podía hacer lo que quisiera.

Estuvo todo ese rollo de la Secret War, junto a Gabrielle de¨ll Otto, que sin duda es de los peores tebeos publicados por Marvel ese año, entre que el guión era lamentable, que no contaba nada, que ponía a los personajes fuera de su personalidad y que el dibujante parecía que cada número tenía menos ganas de trabajar y para ello lo disimulaba todo a base de brochazos negros, para colmo va y encima le dedica cuatro números paralelos en The Pulse (que mira que eran buenos los primeros cinco junto a Bagley contando una historia decente del Duende Verde, y mira que es difícil eso) que no aportan absolutamente nada. También ha sido responsable de la mayor tragedia que los ocurrió a los Vengadores, todas las barbaridades de Dissasembled y de matar personajes porque sí. Con Dinastía de M repitió alguno de sus errores más comunes y alargó en demasía una trama que se podía haber resuelto en cuatro números y ni siquiera los lápices de Copiel lo salvaron.

Pero claro no todo es malo, ni mucho menos. Para empezar creó Alias, para la línea MAX de cómic adulto, y es un tebeo cojonudo sobre un personaje nuevo al que integra de manera estupenda en el complicado Universo Marvel, aunque Peter David dijo de manera muy acertada “Alguien tendría que matar, violar, mutilar, cargarse a la familia y amigos de Jessica Jones para que sepa como se sienten los creadores de los Vengadores que ha matado porque si”. Los Nuevos Vengadores están bastante bien y como mínimo son muy entretenidos y Ultimate Spiderman es una auténtica pasada ver como ha recreado el universo de Peter Parker desde cero, creando incluso algún que otro nuevo secundario y reinterpretando sagas y villanos clásico de manera muy original.

Para el final me dejo a Daredevil, actualmente uno de mis personajes favoritos y aunque su etapa no me gustó mucho al principio, con esa mierda de saga del Niño Rana, la peor historia publicada en Daredevil desde su renumeración con el paso a Marvel Knights, a pesar de las patadas a la continuidad con la historia de la madre de Foggy Nelson, a pesar de todo eso. Daredevil es uno de los mejores cómics que se han publicado en esta década y tuvo un final de infarto, que Ed Brubaker ha sabido continuar muy dignamente.

4 comentarios:

Gloria dijo...

Un comentario... Bendis puede pasarse a veces la continuidad por el forro, pero lo de la Madre de Foggy Nelson no era un fallo de continuidad: es que el gachó tiene dos madres!

Me explico, en las historias antiguas, la familia de Foggy (que tampoco es que saliera mucho) eran sus padres, Edward y Anna Nelson, y su hermana Candace, PERO... cuando Karl Kesel se hizo cargo de los guiones de la serie, creó el personaje de Rosalind "Razor" Sharpe, la superabogada de Boston que, luego se nos revelaba, era la madre biologica de Foggy.

Sin que se nos den demasiados detalles, al parecer Sharpe es la primera mujer de Edward Nelson, y ella se divorció del padre de Foggy y se desentendió de su hijo para hacerse un nombre como abogada. La segunda mujer de Edward, y madre de facto de Foggy es Anna Nelson, que es esa señora más regordeta que visita a Foggy en el hospital después de que Nitro monte el numerito delante de los juzgados.

IvánN Díaz dijo...

es más... que se dedique SOLO a Ultimate Spiderman XD

Yota dijo...

Me has dejado sin palabras Gloria, muchas gracias. Yo pensé que todo lo relacionado con la madre de Foggy fue lo que estableció Kesel en su etapa.

Gracias por la aclaración

Un saludo.

Gloria dijo...

Yota,

La verdad es que la última aparición de la família de Foggy al completo fué en la primera época de Miller, así que es normal que la gente tenga más presente sólo a Rosalind Sharpe, cuya aparición es mucho más reciente (aunque en la etapa de Kesel Anna Nelson venía de visita al bufete Sharpe, Nelson & Murdock y de poco vino que no se estirara del moño ella y Rosalind XD)

Aunque sí que me "cantaban" muchos aspectos de la continuidad en la saga DD de Bendis "La edad de Oro"... por ejemplo, según lo establecido anteriormente, el antecesor de Kingpin, lo liquidaba el propio Kingpin (según Frank Miller en la Mini "El Hombre sin Miedo") y Daredevil no se había enfrentado con el Gladiador ni aliado con Spiderman cuando llevaba el traje amarillo. Con todo "La edad de oro" me pareció una buena historia, pero, leches, lo habría sido igualmente no "olvidándose" de esos pequeños detalles. A veces hay fallos de continuidad que me da la impresión que se cometen por pura vagancia de no mirarse el archivo.

...Aunque tampoco soy partidaria de la continuidad a rajatabla, P.E., Pongamos que un guionista escribe una historia malísima en la que se carga la novia de un superheroe: lo que sucede en esa historia entra automáticamente en continuidad y el superheroe, en subsiguientes historias, no hará más que llorar a la chica que el c*br*n del guionista le asesinó frivolamente.