domingo, octubre 28, 2007

NECK & COLD. O Piñol y Unzueta desatados.


Poco a poco voy haciéndome con casi todo el material que editó Planeta en su día en la fallida línea Laberinto. Un proyecto editorial muy ambicioso que fracasó demasiado rápido debido a diversos factores, no sólo por las bajas ventas, que también las hubo claro está que para algo estamos hablando de tebeos españoles y si un cómic español no es de narizones, cabezones o algo así es difícil que vendiese en aquella época. Por fortuna parece (y digo parece) que las cosas están cambiando y poco a poco va habiendo más material de autores de aquí (a la vez que cada vez es mayor la lista de los españoles que dibujan para los U.S.A).

Neck & Cold, la miniserie que nos ocupa, fue uno de los primeros lanzamientos de Laberinto y fue junto con Desafío la que mejor vendió. Tenía tres números y estaba realizada por Cels Piñol y Ángel Unzueta. Para situarnos mejor, decir que estamos hablando del año 1996 en la que Piñol todavía era díos y su Fan Letal/Fan con Nata era todavía el tebeo español más vendido en los últimos años (y mejor vendido en toda la historia de Planeta, cosa que no ha cambiado aún). Cels a los guiones ofrece ciertas garantías, pues aparte de ser mejor o peor profesional (eso ya va con lo que decida cada uno), el tío era y es un friki de tomo y lomo, por lo tanto las referencias a Desafío Total, Alien, Robocop, Blade Runner, Star Wars, James Bond y casi cualquier cosa que podáis imaginar están presentes en la obra.

Neck & Cold es la historia de dos mercenarios, de gatillo fácil, con gusto por las frases molonas (ya lo dice Kenny Ruiz “Hay que saber molar”) que se ven metidos en una especie de conspiración planetaria. Pues la acción se sitúa en un futuro a finales del siglo 29 donde la tierra lleva ya mucho tiempo colonizando otros planetas para hacer uso de sus recursos, se encargan de poner orden la CIP o Central de Inteligencia Planetaria, la cual lleva a cabo extraños experimentos. Y dentro de toda una maraña de tramas se ven envueltos nuestros protagonistas. Lo cierto es que la miniserie pese a ser muy entretenida y dinámica una vez leída queda un sensación de confusión muy alta como si se hubieran querido contar más cosas de las que cabían. Además luego parece que iba a tener continuaciones pero el cierre de la línea no facilitó las cosas.

Ángel Unzueta se encarga del dibujo, siendo este creo su primer trabajo como profesional y como novato pues cumple de sobras lo único reprochable sería una excesiva influencia de Jim Lee, Liefeld, Larsen y compañía, y es que los noventa marcaron demasiado a los artistas. Aún así perdonando estos pequeños fallos el tebeo es muy disfrutable a nivel visual y resulta grato de ver como ha evolucionado el autor desde su paso por Flash, X-Force, Young Justice o Green Lantern Corps.

NOTA: 6/10

2 comentarios:

Pater dijo...

joderrrrrr, este tbo me lo compraba yo! y como me molaba! en akel entonces soñaba con ser otr artista nacional en ver sus dibus publicados...hoy sigo soñando con ello XD
saludos! ^^

Yota dijo...

Algún día espero que cumplas tus sueños, calidad hay pero el marcado es taaaaaan injusto.