sábado, octubre 20, 2007

THE WAR. O el Asesino como traducen por estos lares.


Desde que supe de la existencia de esta película tuve muchas ganas de verla. Jason Statham es actualmente uno de los mejores actores de acción que hay, no sólo es un monstrenco de tres pares de narices que se lía a tiros a la mínima, sino que además es bastante buen luchador como ha demostrado en las escenas de las dos partes de Transporter, tiene ese punto cómico a lo John McClane en Crank – Veneno en la sangre. Y ha sido injustamente ignorado para encarnar a Hitman, papel que estaba hecho a su medida. En esta película se vuelve a encontrar con Jet Li, y digo volver a encontrar porque ambos “actores” ya trabajaron juntos en “El Único” película que los juntó al principio de sus carreras en Hollywood. Y que curiosamente ambos autores han llevado una trayectoria similar, son famosos, pero sin despuntar.

Lo mejor de todo para empezar: El título, The War en inglés, que como todos sabemos tiene como traducción literal “El Asesino”. Ainsss y luego quieren que veamos cine español...... gilipollas. La película que empieza en un escenario que recuerda poderosamente a películas como “El Asesino” (pero la buena, la de John Woo y Chow Yun Fat) o “Hard Boiled”. Promete muchas escenas de acción trepidante, desde ese primer tiroteo en los muelles. Con el enfrentamiento entre la pareja de agentes del FBI y un misterioso asesino oriental. Que siembra el terror entre la Yakuza y las Triadas, pues se vende al mejor postor, dicho asesino es más una leyenda urbana que una realidad y nadie conoce su cara. Algo muy típico del cine oriental de serie Z y que ha sido llevado con bastante acierto al mercado americano.

El problema viene que tras un comienzo trepidante, la peli se convierte en el típico productor de Buddy Movie y venganza, con los protagonistas siguiendo la pista del misterioso asesino, el porque de sus masacres indiscriminadas, su particular código de honor y sobretodo su identidad. Se echa mucho de menos un mayor provecho de las habilidades de Li, pues este maestro de las artes marciales apenas tiene un par de escenas de ostias, y casi se limita a dar tiros a diestro y siniestro, pero coño eso es quitarle gracia al asunto. Menos mal que la cinta es lo suficientemente entretenida, que Devon Aoki está muy buena, y que llegando a la recta final, las cosas empiezan a aclararse de una manera bastante sorprendente con un giro final espectacular.

Para pasar el rato.


NOTA: 6/10

No hay comentarios: