domingo, noviembre 11, 2007

INVENCIBLE: UN MUNDO DIFERENTE. Y Mark se fue al espacio


Un nuevo tomo de Invencible siempre es motivo de celebración, no en vano estamos hablando de una de las mejores series de superhéroes en el sentido clásico de la palabra si no la mejor. Y es que Robert Kirkman se supera número a número con una colección que si la analizamos en profundidad no cuenta nada nuevo, son historias de superhéroes puras y duras, en la mejor tradición del Spider-Man de los años sesenta y setenta, historias donde las historias del personaje que hay bajo la máscara son tan importantes o más que la parte en la que se da de piños contra el maloso de turno.

Vamos que esto es lo de siempre pero infinitamente mejor hecho que la media de calidad que hay actualmente (que a mi parecer es bastante alta). En este tomo Mark Grayson debe volver a dejar de lado a su madre, sus estudios y su novia para hacerse responsable de un problema que asola otra galaxia y pese a la negativa de Cecil a partir éste apela a ese lema de “Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad” no se si os suena, a mi levemente la verdad XD. Y haciendo caso omiso de las palabras de su ¿manager? ¿mentor? ¿enlace? O lo que sea que es Cecil para Mark, éste se embarca en una aventura que bien podría ser la mayor epopeya de su vida, algo así como cuando Spider-Man cruzó el umbral en Central Park que le llevó durante todo un año al mundo de batalla de las Secret Wars.

Pero lo mejor de todo, y no son spoilers que esto ocurre al principio del tomo, es que quien reclamaba su presencia en ese mundo es nada más que Omni-Man o lo que es lo mismo: su padre. Se me quedaron los pelos como escarpias al leer la reacción de Mark al ver a su viejo y pensé “Kirkman lo ha vuelto a hacer”. Además de que la historia sirve para meter a un nuevo secundario en la serie, la naturaleza de este secundario si que me parece absolutamente novedosa y dará un gran juego en el futuro. Futuro que espero sea sumamente largo. Lo que también tiene este tomo es acción desenfrenada, una batalla realmente bestial, pero que no diré quienes son sus implicados, en la que Ryan Ottley se luce de lo lindo dibujando destrucción, muerte, caos y peleas a cada cual más violenta, además dicha batalla tiene ciertos paralelismos con la película de Superman II y no digo más.

A veces pienso que “ojalá todas las series fueran así” pero lo medito más y creo que es mejor que las cosas se queden como están y así disfrutaré aún más con cada nuevo tomo de Invencible. Tomo que como viene a ser habitual goza de una gran edición hecha por Aleta que incluye un buen número de páginas de bocetos y anotaciones de los autores.

NOTA: 10/10

3 comentarios:

Dani Serrano dijo...

Esta semana me lo tengo que pillar, que tengo mono de más Kirkman después de leer Reaper!!!

Yota dijo...

¿Ha salido Reaper ya? Joder ni me he enterado, esto de vivir en otro mundo....

Pater dijo...

yo espero a ke se lo pille un colega para leerlo siempre ;P
y es ke está muy bien!
saludos^^