jueves, diciembre 27, 2007

KITTY PRYDE & LOBEZNO de Chris Claremont y Allen Milgrom


Señores. Hoy toca hablar de un clásico una de esas historias que pueden leerse una y otra vez y siguen gustando, una de esas historias clásicas que si sería merecedora del abusivo y estafador formato Best of Marvel Essential de Panini. Señores estoy hablando de Kittty Pryde y Lobezno: La miniserie de los años ochenta (segunda serie protagonizada por el Garras) que supuso una evolución increíble en un personaje tan querido como es Kitty Pryde, la importancia de esta historia es tal que fue durante su transcurso y debido a los cambios que sufrió el personaje que tras su conclusión el nombre de guerra adoptado sería el de Gata Sombra en detrimento de otros más coloristas como Ariel y Espíritu.

La trama lleva a Kitty a seguir a su padre Carmen hasta Tokio para ver en que lío se ha podido meter, para llegar hasta el país del sol naciente Kitty deberá hacer uso de todas y cada una de sus habilidades (no recuerdo haber leído de hecho ninguna otra historia en la que el personaje tenga que usar hasta tal extremo sus poderes). Una vez en Japón Kitty descubrirá que su Padre se ha visto envuelto en tratos con la Yakuza y sin comerlo ni beberlo caerá prisionera de Ogún, quien fue maestro de Lobezno, que la convertirá en una sádica ninja.

¿Dónde encaja Lobezno en todo esto? Pues a pesar de que su nombre aparece en portada, la verdadera protagonista de la obra es Gata Sombra, Lobezno acudirá allí para ayudarla y devolverla a la senda del bien en una travesía llena de dolor físico y espiritual para Kitty. Como no el enfrentamiento entre Kitty y Ogun demostrará cual de los dos personajes tiene un espíritu más fuerte y la verdad en cuestión de espíritu nadie supera a Gata Sombra, porque pese a su juventud y desde su aparición (en plena saga de Fénix Oscura) el personaje no ha dejado de sufrir y lo último que le ocurrió en esos momentos fue que Coloso la rompió el corazón. Un par de detalles de la historia, por un lado durante la miniserie se hace mención a hechos ocurridos en la serie principal (la muerte del Guardián de Alpha Flight) y por otro la gran saga Marvel que se estaba publicando en Thor hizo que en todo el mundo nevase, pues hasta de eso se hacen eco en esta historia. Con un detalle tan pequeño como este, que aparece en apenas una viñeta, queda patente esa sensación de Universo Compartido que a veces da la sensación de que es imposible de conseguir en el Univeso Marvel actual.

Escribe por supuesto Chris Claremont, que en aquella época gobernaba todas y cada una de las historias que se escribían sobre sus niños mimados y aquí hace un trabajo excelente llevando esa relación paternal entre los personajes hasta su máxima expresión. A los lápices estuvo un Al Milgrom realmente acertado, incluso me atrevería a decir que este fue su único trabajo bueno como dibujante, dejando de lado su larga carrera como entintador.

La historia fue muy importante y de hecho hace un par de años se publicó una miniserie llamada Kitty Pryde: La Sombra y la Llama que venía a ser una continuación en toda regla.


NOTA: 9/10

1 comentario:

Iván dijo...

Gran historia, sí señor!