lunes, diciembre 17, 2007

ULTIMATE X-MEN: Cable



Reseña sin Spoilers. Leed sin miedo.

Cuando se anunció que Robert Kirkman sería el guionista de Ultimate X-Men me abordó una inmensa alegría, se trata de uno de mis escritores actuales favoritos gracias a The Walking Dead o Invencible. Pero estaba por ver que Kirkman tendríamos en los mutantes definitivos, si el Kirkman increíble o el normalucho tirando a mediocre de Captain America, Jubilee o Marvel Team-Up. Pues poco a poco está yendo de lo segundo a lo primero. Ya que considero que le está cogiendo el pulso a la colección y le ha devuelto la sensación del “¿Qué más podría pasar aquí?”

En su última saga ha ultimatizado (a este paso la palabra tendrá que figurar en el diccionario de la lengua española) conceptos muy noventeros y polémicos como son los viajes espacio-temporales con Bishop y Cable de protagonistas. Bishop es un tipo tirando a anciano pero sigue siendo él mismo, sin embargo Cable que llega a este mundo con la misión de matar a Xavier oculta algo que sorprenderá a propios y extraños. En su primera escaramuza con los X-Men Cable les da una buena tunda aprovechándose de todo tipo de armas futuristas. Es un debut que me recuerda mucho más al que tuvo el personaje en la serie animada de los años noventa que al que le dieron en los comics Rob Liefeld y Fabián Nicieza.

Además de enfrentarse a una amenaza desconocida como es Cable (que dirá algunas revelaciones bastante sorprendentes y si no que se lo digan a Jean Grey), estos se enfrentarán a algunas nuevas versiones definitivas como las de Kane o Dominó entre otros miembros de X-Force. Una situación insostenible con Kitty Pryde, más problemas entre Pícara y Bobby, un secuestro...

Para mi lo bueno de la línea Ultimate es que sus personajes me importan un carajo, no me la tomo tan “en serio” como la línea oficial y por eso me encanta que salgan personajes nuevos, cambien de status a otros y maten a quien les venga en gana. Es por eso, porque todo puede pasar. Y para muestra el final de esta saga que me lleva a esperar un futuro muy interesante. La nota negativa se la llevan los feos dibujos de Ben Oliver y en menor medida de Yanick Paquete. Sin duda esta serie merece un equipo artístico mejor.

NOTA: 8/10

1 comentario:

Oneyros dijo...

estas hablando de una serie en la que los dibujantes no permanecen quietos nada, como muchisimo seis numeros pero normalmente ni eso y de hecho cuando permanecen acaban siendo totalmente desganados... parece que esta maldita