martes, enero 15, 2008

¿DÓNDE VAS PETE POTE DE PASTA?


Soy tiquismiquis con la continuidad. Y mucho además, sobretodo con Marvel que es el universo de ficción del que más piloto. Lo que hagan y dejen de hacer con DC me la trae bastante al fresco, me gustan sus personajes pero entre crisis, horas cero, crisis finales y mierdas varias como que paso de acercarme a él como si de un universo cohesionado se tratase (aunque lo de ahora en Marvel con OMD.....). La cosa es que llevaba yo un tiempo muy contento con Marvel donde por lo general respetaban bastante la continuidad y estaba todo muy conectado.

Lejos quedaban los primeros años de Quesada como editor Jefe de Marvel donde durante más de un año en la serie de los Vengadores se contaba como Kang había conquistado el planeta Tierra, Thor había situado Asgard sobre Nueva York o Gravitón había elevado las principales ciudades del mundo hasta los cielos (aunque Nicieza hizo un guiño al mencionado Kang), las series eran totalmente estancas salvo pequeños ejemplos como el mencionado de Nicieza o Chris Claremont que en su X-Treme X-Men (la serie que le dieron para que no molestase) hacia referencia a lo que contaban Casey, Morrison o Austen en los X-Core Titles.

Pero hay personajes que parece que se escapan del dominio de todos los editores y aunque sean pequeños detalles a mi no dejan de fastidiarme hasta cierto punto (lo importante al final es si la historia está bien) a lo que me pregunto ¿DÓNDE ESTÁS TOM BREVOORT? Uno de los personajes es el Trampero.

Este villano de decimocuarta categoría que se ha enfrentado a Spider-Man y a los cuatro Fantásticos (como miembro de los cuatro temibles) más veces de las que recuerdo y ha sido derrotado en todas parece que campa a sus anchas por todos lados (Y lo bien que pegaría en los Thunderbolts...) Todo el jaleo acerca del bueno de Pete Pote de Pasta viene desde el final de la primera saga de Pacheco, Marín y Merino en los 4F donde la primera familia iba hasta la Zona Negativa y allí se enfrentaban a Annhilius, a Maximus y sus Alfa Primitivos y al Gideon Trust, un conglomerado industrial que había contratado a diversos mercenarios, uno de los cuales era el Trampero que al final de la aventura queda atrapado en la ZN.

Pues bien, en ningún tebeo se cuenta como regresa y de repente lo tenemos en la limited de Robert Kirkman Fantastic Four: Foes, aunque bueno no cuenta mucho pero entonces llegamos al pifostio de la Civil War y en el número dos se menciona que los Mata Capas lo han capturado, entonces lo lógico es pensar que se lo han llevado a 42.... pero No. Dentro de la misma saga aparece en el especial de War Crimes en negociaciones con Cabeza de Martillo y apunto está de recibir un balazo de Underworld. Acaba la Civil War y ahora lo volvemos a tener en los Cuatro Temibles con su formación más clásica junto a Hidro-Man, Titania y el Mago contra los 4F (esta historia es lo que me ha hecho escribir estas líneas) en fin, se que es una tontería y me apetecía contarlo

Así termina el peor post de la historia.


PD: Otro día os cuento las tres veces que he visto morir a lápida en 10 años o los cienes de gazapos de Robert Kirkman en Marvel Team-Up.

5 comentarios:

yorrojumbo dijo...

venga tio que tampoco ha sido tan mal post, entretenido y revelador.

Las Entidades dijo...

Y lo mejor de las muertes de Lápida es que NUNCA explican como vuelve después como si no hubiera pasado nada (recordamos ahora una de ellas bastante bestia, en un especial Spidey (Ben Reilly) y Punisher: Complot Mortal, que el tipo EXPLOTABA y al tiempo aparecía en otra colección como si nada...)

Y lo de peor post de la historia nada, muy entretenido ;)

Yota dijo...

Gracias chicos.

Pues sí, luego Lápida volvio a la serie de Marvel Knights y allí era consumido por la capa de ejem, Capa.

Y tras esto volvió de manera inexplicada para ser parte de los Doce Siniestros de MK: SPiderman....

Bruce dijo...

Iba a decir ¿por qué el peor post de la historia? pero como ya lo han dicho...

Ulin dijo...

Son como las perdidas de memoria de octopus, o como cuando muere y resucita, que ya casi ocurre por inercia

"¿Muerto yo? pues nadie me había dicho nada fijate tu..."