lunes, enero 14, 2008

LA VISIÓN: ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?



Así, parafraseando a la mítica obra que inspiró Blade Runner de Ridley Scott (aunque recordad el relato de Philip K. Dick es mejor) podría servir como inspiración de este miniserie de mediados de los noventa protagonizada por el sintezoide más famoso del universo Marvel.

He de reconocer que a mi el personaje de la Visión nunca me ha llamado demasiado, tal vez sea porque los tebeos que Los Vengadores que he leído a lo largo de mi etapa de coleccionista friki han sido desde los tiempos de Terry kavanagh hasta la actualidad y siendo sinceros, quitando a George Pérez que se ocupó de desarrollar su relación con Wanda y Simon Williams e incluso se llegó a atisbar un romance con Carol Danvers. El resto de escritores no ha sabido muy bien que hacer con él hasta el punto de que se convirtió en una de las víctimas de Bendis en “Vengadores: Desunidos”. Una historia absurda donde las haya que con el tiempo se ha constituido como el pilar del actual Universo Marvel y hablando de actual, en estos momentos existe una nueva Visión miembro de los Jóvenes Vengadores que resulta bastante más interesante como personaje que los últimos años de Victor Shade.

Aunque en honor a la verdad hay que decir que el personaje de la Visión ha sido bastante bien tratado en sus aventuras en solitario o compartidas con la Bruja Escarlata cuyas dos miniseries ochenteras son bastante potables además esta misma década contó con una limited de cuatro números con guiones de Geoff Johns y dibujos de Ivan Reiss que fue una auténtica gozada. La lectura de esta historia ha sido lo que me ha llevado a leer esta historia escrita por Bob Harras y dibujada de manera eficaz por Manny Clark (una lástima lo poco que se ha prodigado este artista).

Me ha gustado mucho esta historia y eso que está enmarcada en los nefastos años noventa que tanto se cebaron con el Universo Marvel y digo enmarcada porque hace referencia directa a muchos hechos que de desconocerse dejan la lectura bastante coja, para empezar tenemos a los Vengadores que cuentan con Cristal o el Caballero Negro en sus filas, es la época en la que todos los personajes llevaban una chaqueta de cuero al estilo de la de Animal Man y la Visión está más taciturna y triste que nunca asumiendo que ha perdido a Wanda para siempre y bla bla bla. Como único apoyo cuenta con Grito de Muerte una Shiar de la que nunca más se supo tras Onslaugh... hasta ahora que será recuperada en Aniquilación: Conquista.

Durante toda la historia veremos como la Visión empieza a tener sueños y a confundir su identidad. Algunos Vengadores como Hank Pym o Cristal pensarán que está perdiendo la cabeza pero todo se complica cuando aparecen otros seres roboticos como Ultrón o Jocasta con el mismo problema, olvidando en parte quienes son y comportándose como personas dando situaciones de lo más cómicas como ver a Ultrón y a la Visión peleándose borrachos en un bar o a éste último fundar una agencia de Detectives Privados con Jocasta como protagonistas. Puede parecer absurdo y a primera instancia llegué a pensar que así era, pero según avanza la historia Harras va humanizando cada vez más a unos personajes por los que llegué a sentir lástima, incluso por Ultrón, quedando en un segundo plano el villano de la historia relacionado con Proctor y sus Recolectores que para quien no lo sepa fueron unos villanos muy habituales en los Vengadores de la pasada década.

Ha sido un buen descubrimiento.


NOTA: 7/10

No hay comentarios: