sábado, enero 05, 2008

MARVEL BITES IV: The Human Torch & The Thing Questprobe Adventures (1985)




Vale, es verdad. La periodicidad que me había autoimpuesto para esta sección es un chiste. Pero joder es que estos últimos meses han sido una auténtica locura, bastante es que sigo posteando con relativa frecuencia en los tres blogs de los que soy miembro. Pasando de introducciones bienvenidos una vez más a Marvel Bits, la sección que se dedica a hablar de todos aquellos juegos para consola, PC o Arcade que hayan tenido que ver con personajes o conceptos de la Casa de las Ideas. En el día de hoy cerramos el capítulo Questprobe con al última y tercera entrega (recordemos que el fracaso comercial hizo que una cuarta parte protagonizada por los X-Men nunca viese la luz) que contaba las aventuras de la Antorcha Human y La Cosa.



Ya nos situamos en el año 1985 y esta entrega superaba en entretenimiento a las dos anteriores, que tampoco es decir mucho todo sea dicho, además supuso la incursión de los Apple II y los primeros Amstrad en los hogares de medio mundo. Como en anteriores entregas este juego es una “Aventura Conversacional” en perfecto inglés (un gran handicap para el juego cuando se distribuía en países con idiomas distintos al anglosajón). Consistía en llevar a los protagonistas (aún me pregunto porque sólo dos de los Cuatro Fantásticos) a través de diversas pantallas resolviendo los retos y acertijos que nos hacía el Examinador Maestro, un personaje que estaba a las ordenes del Doctor Muerte que había secuestrado a Alicia Masters.



Scott Adams hizo en esta entrega que el nivel de dificultad fuera considerablemente menor que en las anteriores entregas de Spider-Man y Hulk. Ben y Johnny pasarían por sitios como Attilan o Latveria y se las verían con enemigos como El Circo del Crimen o el Hombre Topo, aunque inexplicablemente el acabado gráfico era mucho más pobre y menos colorista que en el juego del Lanzaredes. Fuera como fuese toda la línea Questprobe fue fracaso, así que.... al menos el cómic de Marvel escrito por David Michelinie y dibujado por Ron Wilson era bonito.

No hay comentarios: