lunes, febrero 04, 2008

CLOVERFIELD. ¡Sálvese quien pueda!


Aproximadamente en el último tercio del pasado año empezó una agresiva campaña de Marketing que poco a poco fue calando muy hondo entre los aficionados al cine fantástico. Primero se limitaron a presentar el póster de la Estatua de la Libertad sin cabeza acompañado únicamente por la fecha de estreno americana, más tarde se le puso nombre “Cloverfield”, todos quedamos sorprendidos cuando se anunció que se trataría de una película de “Monstruo” y que Cloverfield sería el termino militar del suceso. Tras esto comenzó la campaña de Marketing Viral con todo tipo de spots que no mostraban más que las imágenes del trailer (como esa brutal escena con la cabeza de la Dama de la Libertad volando por los aires y aterrizando en medio de Manhattan, guiño en mi opinión a 1997: Rescate en Nueva York).

El responsable de esta gran película es J.J. Abrams creador de éxitos televisivos como Felicity, Alias y sobretodo Perdidos, de la que la película aprende ese sentido del suspense y esa forma de introducirnos en lo que ocurre en la gran pantalla. Para el reparto se ha optado por un grupo de actores jóvenes que han desarrollado el grueso de sus carreras en televisión y así ahorraban presupuesto. Pero que nadie se engañé pese a lo que pueda parecer, Cloverfield sólo ha costado 25 millones de dólares siendo parte de éstos para la campaña de Marketing así que el equipo realizador se lo ha currado de lo lindo para engañarnos y hacer que parezca que el presupuesto en cinco o seis veces superior.

El otro aspecto que más llama la atención es la técnica de filmado haciendo que todo lo que veamos sea a través de lo que uno de los protagonistas graba con su cámara de video, al estilo de la patética “El Proyecto de la Bruja de Blair” o de la excelente película española “Rec”. Lo que hace que los movimientos de cámara sean vertiginosos y en ocasiones mareantes, aunque eso sí, no nos perderemos nada. El cámara siempre da con la manera de que nos enteremos de todo, dando como resultado algunos momentos ciertamente escalofriantes como el de la penúltima escena.

El único fallo que le veo a la película es una aspecto de la misma donde el protagonista trata de ser el típico héroe americano, pero quitando esto es la trama típicamente apocalíptica de “Sálvese quien pueda”. Con escenas violentas, de pánico, caóticas al verse perseguidos por el gigantesco monstruo, cuyo grotesco diseño (que me resulta muy parecido al de los villanos de cierto manga de Mechas) es mucho más escalofriante que el de Godzilla y derivados. Un monstruo del que no se sabe nada, sólo que llega y ataca y que resulta imparable. Eso si, si alguien está interesado en saber su origen que éste atento a la última escena de la cinta donde se puede entrever algo si lo unimos a uno de los comentarios del cámara.

Una gran película, frenética, que te mantiene en tensión y pegado a la butaca y que para disfrutar como es debido ha de verse un cine con la pantalla más grande que tenga disponible. Ya ardo en deseos de ver la segunda parte.



NOTA: 9/10




3 comentarios:

Katamotz dijo...

Totalmente de acuerdo. Es una autentica montaña rusa. Creo que no he cambiado de posición en la butaca en lo que ha durado la peli, todo el rato en máxima tensión desde el minuto 1, esperando el primer BUUUUUUUUUUUUUUUUUUMMMMMMMMMMMMMM, que interrumpa la fiesta. Cómo temblaba el suelo!! XD

Frankenweenie dijo...

Va a haber segunda parte?!
Por que yo la vi ayer y me flipó mucho, a ver si con una segunda vision (no en cine que esta mu caro!) no me desencanto un poco, pero lo dudo bastante ;)

Pater dijo...

el plano brutal es el del bicho justo cuando entran al metro... ahí mis colegas y yo nos miramos maravillados
y a ver si en el dvd meten la información de la publicidad viral, ke kiero saber cosillas
saludos^^