domingo, febrero 03, 2008

PLANETA HULK. La Espada Salvaje de Hulk el Bárbaro.



Mucho he tardado en hablar de Planeta Hulk y eso que hace tiempo que acabé de leerla pero las cosas no salen como a uno le gustan normalmente, que se le va a hacer.... vamos a ello. Hace dos años en Marvel acababan de revolucionar a los X-Men por nosecuanta vez en lo que va de siglo y la Civil War se erguía sobre el horizonte de manera amenazadora. Según han declarado por activa y por pasiva los mandamases de Marvel todo estaba previsto y la decisión de enviar a Hulk al espacio vino motivada por establecer un equilibrio de poder en ambos lados de la contienda (aunque el lado Pro con Clor, Hulka, el Vigía y Wonder Man era bastante superior en el ostiometro). Aunque claro ya de paso el exiliar a Hulk en otro mundo serviría para relanzar al coloso esmeralda que se ha pasado años languideciendo en su propia serie regular, me explico.

En mi opinión la serie de Hulk desde su relanzamiento a manos de John Byrne ha sido un completo despropósito, tras Byrne llegó Jenkins con una historia rarita que empezó muy bien y acabó fatal, luego vino Bruce Jones y escribió cualquier cosa menos un tebeo de Hulk y tras éste unas cuantas historias de relleno y un Peter David con el piloto automático que resultó infinitamente mejor que sus predecesores. Así llegamos hasta Greg Pak, un escritor menor que se había encargado de un puñado de miniseries más o menos importantes (Phoenix: Endsong y 1602: New World) es nombrado guionista principal de la serie y se toma la decisión de que durante un año Hulk estará al margen de todo y así tras un prólogo en su propia serie y un par de explicaciones que se dan en el New Avengers: Illuminati, un número excelente para conocer los motivos por los que Richards y compañía mandan a tomar viento a Hulk, y en el Fantastic Four de Straczynski. Hulk llega a Sakaar en una nave espacial a la que se monta engañado por un SDV de Nick Furia. Un mundo nuevo, aquí comienza su leyenda....

Un exiliado de su propio mundo, un esclavo en un mundo extraño, un esclavo que se convierte en gladiador y un gladiador que se convierte en emperador. Así, casi parafraseando a la mítica película de Ridley Scott “Gladiator” se podría describir la monumental historia de Planeta Hulk, un perfecto ejemplo de cómo hace una gran trama sin cientos de cruces. En Planeta Hulk, el protagonista es el monstruo en que se convierte Bruce Banner, aquí el débil doctor no tiene cabida, Holku o Cicatriz Verde como será conocido debe encargarse de sobrevivir. Porque al final no importa donde se esté de lo que se trata siempre es de sobrevivir y ya sean los humanos o los soldados del Rey Rojo siempre habrá alguien que persiga a Hulk.

Greg Pak hace un gran trabajo recreando un mundo nuevo que apenas contendrá elementos reconocibles del Universo Marvel, salvo la aparición de Silver Surfer o de algunas razas que ya eran conocidas como la del Nido o la de los hombres de Lava a la que pertenece Korg. Una especie de cruce entre Conan y Robin Hood es en lo que se transforma Hulk en una historia épica que van en un continuo Crescendo hasta la conclusión lógica que se prevé desde el primer episodio, pero este elemento no hace que la historia sea menos disfrutable. Quedan para el recuerdo momentos como la primera victoria de Hulk en las arenas, las espeluznantes masacres que hace el rey rojo, la batalla contra las Espinas o los Salvajebots, pero sobretodo me quedo con la sensación de amistad, compromiso y camaradería que desprenden Hulk, Korg, Nido, Caiera, Hiorim o Miek, todo un grupo de luchadores que lo darán todo los unos por los otros pese a algunas diferencias a priori insalvables.

Lástima que desde Marvel no se callasen algo más con respecto a sus intenciones futuras con el personaje y cuando antes de que finalizase Planeta Hulk, ya corrieron a anunciar Guerra Mundial Hulk y claro con ese nombre y el teaser se veía un poco como acabaría todo el tinglado. A mi personalmente me habría gustado ver algo más del nuevo rol de Hulk junto a Caiera en su mundo pero no ha podido ser. Ahora toca la batalla en la tierra y en el futuro un tercer acto del que todavía nada se sabe... ufff, ganas tengo ya de saber de él. Hulk hacía años que no me interesaba como ahora.


NOTA: 9/10

2 comentarios:

Merrick dijo...

Pues sí, comparto tu opinión. Sin ser perfecta, esta saga es entretenidísima, y se nota mucho lo que puede hacer un autor cuando le dan manga ancha. Lástima que el giro final hacia WWH sea muy forzado, pero que nos quiten lo bailau!

Vladek dijo...

Planet Hulk esta muy bien da gusto leer un buen comic de Hulk y la Guerra Mundial de Hulk esta bien, pero el final no convence. Malvada Marvel jodieron Spidey y a Hulk.