martes, marzo 25, 2008

LA ÚLTIMA PARTIDA. Una obra de Didier Comés.



Estáis leyendo bien, una reseña en mi blog que no es un tebeo de superhéroes, un manga o un cómic firmado por un autor español puntero. Creo que esta es la segunda reseña de cómic europeo del blog tras la que hice hace dos años y medio del primer tomo de XIII. Y fíjate tú, me ha gustado mucho que repetiría la experiencia, aunque he de reconocer que he hecho trampa y lo cogí prestado de la biblioteca.

La obra en cuestión se llama “La Última Partida”. Su autor es Didier Comés, que con este álbum volvía a publicar algo tras tres años en blanco, la temática es lo que más me llamaba puesto que la acción nos traslada a la segunda guerra mundial, a la batalla de las Ardenas, donde los Americanos librarían una batalla decisiva en el devenir del conflicto. Hasta aquí todo normal, un tebeo bélico con un dibujo atractivo en blanco y negro, lo que no me podía imaginar es lo que me encontraría a partir de la página cinco.

A partir de ese punto el soldado protagonista que se encuentra atrincherado en un nicho sería testigo directo de una partida de cartas entre una calavera que es fantasma de si misma, un soldado prusiano víctima de la primera guerra mundial y un maestro de escuela muerto que se cree Jesucristo. Aunque también habrá otras criaturas sobrenaturales que asustarán o ayudarán al protagonista como dos cuervos o los espíritus de dos niños muertos en un bombardeo de fuego aliado.

A lo largo de las 56 páginas que saben a poco, Comes nos introduce en una historia que habla sobre la esencia misma de la vida, lo que importa y lo que no, todo hilvanado con un poco de humor negro.

NOTA: 8/10


PD: Me tendré que pasar más a menudo por la biblio para pillar más raciones gafapastiles de tebeos sin pagar un duro, que los superhéroes ya me cuestan lo suyo.

2 comentarios:

Pater dijo...

con lo ke me gustan las historias de guerra ^^

saludos!

Jaime Sirvent dijo...

Ese cómic me interesa bastante, lo ojeé este verano en la tienda cuando salió y tenía muy buena pinta.

Haces bien con lo de la biblioteca, yo últimamente hago eso en la fnac, me leo cómics por el morro. Sobre todo cosas de supers que me apetece leer pero que no compraría o cosas más gafapastiles por probar a ver.