miércoles, octubre 08, 2008

ASESINATO JUSTO: Lo justo habría sido no ir al cine...



Al Pacino y Robert deNiro, dos monstruos y dinosaurios del cine que vale que sus últimas películas no han sido gran cosa, pero uno siempre piensa cosas como que el que tuvo retuvo, ya entraba yo en la sala de cine esperando algo similar a ese peliculon llamado Heat donde ambos coincidieron por última vez.

Pero nada más lejos de la realidad, menuda puta mierda de película, parece que sus guionista parió el guión bajo los estertores de un cólico nefrítico. Son sólo cien minutos pero se hacen eternos de necesidad. La historia de dos policías al borde de la jubilación investigando el caso de un asesino en serie de asesinos que salen impunes de sus crímenes (sí, igualito que Dexter), además para colmo el sospechoso podría ser policía, así que De Niro y Pacino tienen que investigar el caso ayudados por una pareja de policías más jóvenes interpretados por el siempre correcto John Leguizamo (que para mi siempre será Luigi el de Marío BROS) y Donnie Whalberg, que será actor y todo lo que tu quieras pero yo soy de la generación al que su grupo teen “New Kids on the Block” torturó en su infancia.

El hilo de la película es una grabación en la que aparentemente uno de los protagonistas va confesando sus crímenes, pero claro eso ya deja claro que nada es lo que parece y a partir del minuto treinta queda perfectamente claro quien es el malo, y que lo adivine yo que suelo dejarme llevar por la peli sin mirar más allá pues tiene delito. Lo único bueno que tiene son las actuaciones de los protas, es más interesante escuchar sus coñas que intentar ver lo que nos cuenta la peli, que está llena de escenas absurdas.

Menos mal que pagué precio reducido.


NOTA: 3/10

3 comentarios:

The Korinthian dijo...

Precio reducido ya es algo

Deckard dijo...

Citando a Mama Ladilla ;-)

Yota dijo...

Es que Mama Ladilla mola, mola mil!