martes, octubre 28, 2008

MAX PAYNE. Un poquito más de chicha y.....




Max Payne es la última adaptación de un videojuego al cine hasta el momento. El juego original fue toda una revolución en el mundillo hace casi diez años. Era la mejor adaptación de Matriz o Punisher que se había realizado hasta el momento sin tener nada que ver con los dos productos anteriormente mencionados. La estructura era muy simple, con cualquier arma que pillases tenías que ir matando a todos los mafiosos posibles para vengar la muerte de tú familia y además como aliciente en todo momento se podía usar el bullet-time que tan famosa hizo a la saga de Matriz (a pesar de que la primera peli en usarlo fue Blade en 1998).

Esta película de John Moore pintaba muy bien, el director había demostrado que era competente con pelis como Tras la Línea Enemiga o La Profecía, los trailers mostraban una ambientación gótico-siniestra en la línea del Batman de Burton o del Sin City de Robert Rodríguez. Mark Whalberg es un muy correcto actor de acción como se ha visto en Infiltrados o The Shooter, sale la Kirilenko que lo mejor que hizo en Hitman fue despelotarse (y aquí hace lo mismo). Vamos un reparto decentillo, que hacía esperar que el resultado fuese mucho más diferente de lo que fue Hitman. Pese a que ambas comparten el elemento común de tener como villano a un actor de Prison Break. En la que nos ocupa, el premio recae en Amauri Nolasco, ya saben Fernando “te amo maricrus” Sucre.

Bueno, el resultado es mejor, pero podía haber sido mucho más. Para empezar la trama está bastante rebuscada y en lugar de ser la típica historia de venganza todo se convierte en una enrevesada conspiración entre el gobierno y una farmacéutica empresarial. Mark Whalberg tiene durante toda la película la misma cara, y lo peor de todo es que tardan una hora en dar un solo tiro, por lo que la intensidad del juego no se ve reflejada en la película que al parecer buscaba algo más.

Pero para ser justos hay que indicar que no todo es malo y la ambientación está muy lograda, así como el efecto de la droga valquiria, los movimientos de Mark Whalberg saltando y disparando son los mismos que en el videojuego, incluso cuando está herido arrastra la pierna de la misma manera. Lástima que solo use el bullet-time una sola vez.

En definitiva, que por hacerla más seria han perdido la ocasión de hacer un producto tan entretenido como el que fue Shott´em Up.


NOTA: 5/10

2 comentarios:

Vladek dijo...

Dios como me dolió lo de esta peli mira que le había puesto esperanzas ya que para mi el juego es una marvilla (lo suelo rejugar una vez por año).

Solo valio la pena la ambientación porque el resto........

Todas mis esperanzas estan en Watchmen ahora si la FOX no lo impide.

Saludos

Mike Lee dijo...

Me pareció entretenida. Creo que las expectativas eran muy altas y se esperba una película que redefiniese cómo adaptar videojuegos al cine, y en su lugar se suma al resto de videojuegos llevados a la gran pantalla.