domingo, enero 25, 2009

NUEVOS GUERREROS: VAPULEADOS. A ostias por la vida


Vale, lo cierto es que ahora mismo no se que hacer con esta serie, si seguir leyéndola (no digo comprar) o no. En el lado negativo está que se que ya la han cancelado en el número veinte, lo cual es una putada porque tal y como escribe me da la sensación de que la historia que quiere contar a largo plazo se va a ver cortada o acabada de mala manera y eso corta mucho el rollo. Pero en el lado positivo está que me he encariñado con los personajes y joder no me esperaba que Júbilo, Cámara, Winddancer, Pico o Ángel dieran tanto juego incluso habiendo perdido los poderes, además en la serie hay guiños a medio Universo Marvel, a personajes viejos, a conceptos olvidados (la telaraña de impacto de la Araña Escarlata) y a villanos de quinta fila.

Además que la serie me sorprende, puesto que pensaba que iba a ir sobre el típico equipo pro-activo (a lo The Authority) que sale a cazar villanos antes de que hagan nada y claro pensaba además que luego está es la típica idea que al guionista se le olvida una vez acabado el primer arco argumental. Pero no, me he equivocado, todavía no se muy bien cuales son los planes de este nuevo Night Thrasher ni que pretende. Ni como será capaz Tony Stark de cazar a estos nuevos fuera de la ley. Y por último tenemos a Justicia y al resto de antiguos Nuevos Guerreros que pertenecen a la Iniciativa y que como vimos en el tercer tomo de la serie se han fugado del campamento Hammond y no tardarán en pedir cuentas a unos héroes que sin duda ellos consideran Impostores.

En este tomo siguen las maquinaciones de Thrash y ahora parece mostrar un sospechoso interés en objetos místicos y para ello contará con la ayuda de otro recuperado personaje de cuando la serie la escribía Fabián Nicieza hace casi quince años (joder, que mayor me hago) pero claro como no confía en nadie y pasa de todos, sus compañeros anda más mosqueados que Marco el Día de la Madre y esto causa mogollón de discusiones que son casi toda la chicha que tiene el tomo, y lo cierto es que acaban cansando, menos mal que entre grito y grito se van de misión y van pasando cosas, en este número reaparece el Hacedor de Máquinas, ¿cuántos se acordaban de él?

A ver como sigue, pero mucho me temo que entre la próxima Invasión Secreta que ocupará parte del próximo tomo y que como he dicho la serie acaba dentro de ocho capítulos, pues creo que nos quedaremos en las puertas de lo que podía haber sido una gran historia. Por cierto parte de este volumen es “dibujado” por Jon Malin, dibujante que trabajó en los noventa para Rob! Y que la verdad se podría haber quedado haciendo cualquier otra cosa porque es malo con avaricia, menos mal que luego recuperamos a Paco Medina, artista que cada vez me gusta más.

NOTA: 6/10


PD: La serie también tiene cada vez más tufillo a Cienciología, que vamos ni en un tebeo de Iron Man se depende tanto de ella.

1 comentario:

Vladek dijo...

A mi es que unos Nuevos Guerreros con ex-mutantes no me llama mucho.

Eso si es una guarrada que se cancele sin terminar la trama.