domingo, marzo 29, 2009

DUPLICITY: ¿cómo podemos hacernos ricos?



La peor película que he visto en cines en lo que va del año, y casi si me apuras de década, porque The Spirit fue una mierda pero al menos como producto paródico sobre el que despotricar a gusto tras verla funcionaba muy bien, de ésta casi ni me apetece hacer la crítica. Ya me pude escapar la semana pasada de verla, pero ayer no tuve tanta suerte y me tocó acoquinar la entrada y pasarme dos horas bostezando.

Que truño de peli ha perpetrado el director de la también insufrible Michael Clayton, es que todavía no se muy bien que pretendía contarnos, porque es una mezcla de Sr. Y Sr.a Smith (pero sin acción), The Mexican, una peli de James Bond y cualquier bodrio romántico de los que hace a churros la Roberts.

Una mierda vaya, para quien no lo sepa la trama va sobre una pareja de “enamorados” interpretados por Julia Roberts, antigua agente de la CIA, y por Clive Owen, agente del MI 6, que trabajan para dos empresas cosméticas rivales en los departamentos de contraespionaje y deciden forrarse robando un proyecto secreto. Pues ya está, las más de dos horas que dura el filme se apoyan en un mismo cliché que es repetido hasta la saciedad, todo el rato lo mismo, pasa algo, y uno desconfía del otro, un flashback de cómo se conocieron o se reencontraron, otro par de escenas en las que demuestran lo chachis que son y vuelta al comienzo.

Hay algún que otro punto en algún momento de la cinta, pero vaya, que no se la recomiendo a nadie. Y lo mejor como siempre Tom Wilkinson, que normalmente suele eclipsar a todo aquel con el que comparte reparto y aquí casi ni sale. Ni el giro final salva a esta cagada de producción, porque es un truco fácil y de efecto que no viene a cuento.




NOTA: 2/10

1 comentario:

Mike Lee dijo...

La verdad es que no sé qué le pasa a Tony Gilroy. Es capaz de escribir el sólido guión de la recomendable saga Bourne y cuando se decide a ejercer de director al mismo tiempo que de guionista nos trae trabajos como Michael Clayton o la que aquí comentas.
¡Saludos!