miércoles, marzo 18, 2009

PRIEST FEAST: The Priest is back to Madrid!






Sencillamente impresionante lo que se vio el domingo en la cubierta de Leganés, ese día 15 de marzo de 2009. El Priest Feast llegó a la capital de España, un concierto sensacional que vino de perlas para dar carpetazo a un fin de semana fantástico en el que además cumpli la cifra de veintiocho primaveras, y que me caigan muchos más me digo a mi mismo. Vamos a ello.

La jornada la comenzaron los burriacos de Testament, y a mi personalmente me la sudan, el trash-metal-death o lo que hagan no es uno de mis estilos favoritos y aunque sigo a un bueno número de bandas similares éstos no es encuentran entre ellas, además por lo que ya me comento mi amiga Laura que ya les había visto antes siempre suenan mal, llevan mal sonido, acompañamiento etc... y por lo que he leído en internet esto es algo que les lleva pasando bastante tiempo.

Como intermedio tuvimos a Megadeth, que he de confesar que fueron el principal motivo por el que acudí y pagué este concierto porque Megadeth me encantan, desde siempre, su Crypting Writings es uno de mis diez discos favoritos y aunque no tocan demasiados temas de ese LP verlos en directo era una de mis asignaturas pendientes y no decepcionaron. Hicieron gala desde el principio de su famosa frialdad con el público aunque en esta ocasión si se despidieron, dieron las gracias y poco más que ya es decir mucho teniendo en cuenta sus antecedentes. Desde el principio un setlist brutal con Angry Agai, Hangar 18, Symphony of Destruction y una hora de Thrash metal (estilo en el que me sigue costando incluirles) para el recuerdo, que bien canta y toca el cantante por Dio!

Pero llegamos al plato fuerte de la noche, que a la postre se ha convertido en el mejor concierto que he visto en lo que llevo de año (y aunque estamos en Marzo ya llevo unos cuantos). Con un escenario austero pero la mar de resultón, Halford fue elevado en un ascensor y al grito de “The Priest is Back!” nos flipó a todos durante cien electrizantes minutos con una selección brillante que se centraba más en éxitos pasados que en los últimos Nostradamus o Angel of Retribution. Cuando llevábamos veinte minutos y sonó de manera brutal “Breaking the Law” la cubierta entera estaba a sus píes, que grande es este hombre por mucho que digan (aunque es cierto que Painkiller le costó un pelín) y hasta nos enseñó a todos su famosa moto al ritmo de “Rock Hard, Ride Free”. Una lástima que nos marchasemos cuando todo acabó porque tras saludar al público, tirar baquetas y púas y hacerse fotos, la banda se subió otra vez al escenario y tocó “Living After Midnight”.




Una gran noche, dos grandes conciertos, una excepcional compañía como de costumbre y un buen colofón a mi cumpleaños. Para el año que viene no me importaría que vinieran a felicitarme los Maiden.

2 comentarios:

Van Hessa dijo...

Esta noche me toca a mí. Y como también fue mi cumple, el pasado lunes, pues como que me lo tomo como un regalito también. Yo cumplí 30, alguno más que tú... jejeje. La cuestión es que yo también voy principalmente por Megadeth y a Testament creo que ni llegaré porque pienso hacer una merienda-cena tranquilamente en casa y luego saldremos para el pavellón. Será la sexta o séptima vez que pueda ver a Megadeth en vivo (porque soy viejuna, no lo olvides) y la segunda a Judas con Halford. La verdad es que soy fan acérrima de Megadeth y no tanto de Judas, pero me has dado una alegría al escribir que se centran más en los clásicos, porque esos, seas fan o no de la banda, siempre te gustan.

Anónimo dijo...

Voy a aprovechar q por fin me dejan leer el blog sin que la página detecte errores y se cierre, para alegrarme de que fuera una buena terminación del finde cumpleañero este mega concierto que nos dieron y que mejor que no hubiera sabido q tocaron el Living after midnight.. 15 minutos despues de irnos..para los próximoss.. recordemos q voy a ver a Alice Cooper por fin en directo!!!!!! y alli me quedo el tiempo q haga falta..