domingo, abril 12, 2009

DRAGON BALL EVOLUTION. O las aventuras de Goku el bakala.



Y llegó el día y aunque no fui a verla en su estreno como me hubiera gustado (de todas formas me lo pasé mucho mejor le miércoles que si hubiera ido a ver esta mierda). Mierda esa es la palabra, con todas y cada una de sus letras como dice mi amigo IvanN Díaz. LO primero que hay que decir es que esta película no debería ni de haber existido, Dragon Ball es algo tan grande, tan complejo pese a su sencillez, tan absurdo como brillante que no puede ser adaptado, no hay forma de hacer que un mundo como el que creó Toriyama pueda ser adaptado correctamente.

Ya desde el comienzo todas las noticias eran malas, Justin Chadwick es un actor joven que merece la muerte cerebral como poco. Chow Yun Fat no pega como Muten-Roi, y el director tiene en su haber “clásicos” como Destino Final 2. Lo único que me gustaba era James Masters como Pícolo. ¡Y casi no sale! ¡Ni habla! ¡Ni hace nada! Como se puede hacer una película sobre la épica batalla entre el bien y el mal, si el mal anda por ahí de parranda?.

La película “adapta” la primera gran saga de Goku contra Picolo, que al menos se molestan en llamarle Namekiano y toda la pesca, pero en serio es mala, mala. Tiene elementos de Dragon Ball desde luego. Bulma está bien conseguida, su familia es la dueña de la Capsule Corporation y tiene sus píldoras mágicas y demás. Yamcha está logrado también y es un majara ladronzuelo que vive en el desierto. Muten Roshi está completamente salidorro, Goku corre con peso en la espalda como su entrenamiento en el manganime. Picolo finalmente ha sido verde aunque parece coloreado con rotuladores Carioca. Hay un torneo de artes marciales y la verdad es que me gustó cuando Goku empieza a invocar el Kamehameha. Pero ya.

El resto es un despropósito, la batalla final es la pelea más cutre de la historia del cine. No hay ostias, Goku no reparte nada y los cables se ven casi en cada escena. El guión no existe, de repente Picolo ha vuelto, tiene una sirvienta que está muy buena, tiene unas tetas estupendas y lo que queráis, pero no debe decir más de una docena de palabras. Detalles como que Roshi no sea calvo o Bulma no tenga el pelo morado indican el “rigor” con el que se han tomado la cinta. Y por dios, si van a sacar a Ozaru (el mono gigante) que por lo menos se molesten en hacerlo mejor. Pero lo peor de todo, pero de todo todo eh?. Es el rollito chaval inadaptado de Instituto que se mete en movidas y que no sabe hablar con una mujer. De verdad que se podrían haber ahorrado esa media hora, que encima la cinta no llega ni a los noventa minutos.



La verdad es que me esperaba algo tan malo, que casi hasta la disfruté una vez se me pasó el castañeteo de los dientes cada vez que alguien decía el nombre de Goku refiriéndose al Bakala ese. Dentro de diez años podré decir a los hijos de alguien que yo vi “eso” en el cine.

5 comentarios:

Oneyros dijo...

tu incorrección politica me ha hecho disfrutar enormemente de la lectura de este articulo. Que digas que lo que te chirria que Muten Roshi no sea calvo, me hace gracia visto lo visto, puesto que seguramente sea el detalle mas insignificante y me refiero, que por mucho que lo hagn calvo el actor no pega ni con cola es como poner a Hugh Jackman para hacer de Xavier.
Has definido a la perfeccion por que no puede trasladarse a la gran pantalla Dragon Ball asi que solo me queda verla y echarme una risas... cuando encuentre valor XD

IvánN Díaz dijo...

a pesar de ser mierda, hasta que llegan o se van, depende, de la casa de Mutenroshi, la película tiene un pase, ya luego...

Deckard dijo...

Una critica un poco durilla.

Supongo que la veré, pero por lo que parece es mejor no llevar ninguna espectativa.

Yota dijo...

Todos de acuerdo. Una mierda es una mierda aqui y en madagascar.

Fox dijo...

Pero como te torturas de esta forma hombre?? XD Yo la vi en Series Yonkis, calidad cutrilla pero soportable, con un gintonic de más, dos colegas ligeramente fumados y un monton de patatas fritas del merkadona. Me lo pasé pipa rajando del director y todo el equipo y cachondeándome de lo que veía. Despues tocó Street Fighter: La Leyenda de Chun-Li, pero eso es otra historia, porque esa peli ni siquiera vale para echarse unas risas (más bien para echarse una siestecilla).

Lo mejor en mi opinión, el cuerpazo de Mai. Lo peor todo, absolutamente todo lo demás.