domingo, julio 19, 2009

HARRY POTTER Y el Místerio del Príncipe



Aburrido como un cabrón. Ayer salí de esa manera del cine a eso de la una de la madrugada. Que sopor de película, sin duda para mi la peor de toda la saga hasta el momento y eso que llevo ya ocho añitos yendo religiosamente al cine cada vez que sale una nueva película del Harry Potter. He de decir que casi no me acuerdo del libro porque me parece el más pesado, en el que pasan menos cosas y por supuesto el más aburrido de todos. Entonces como es posible que con dos horas y media de metraje, con tan “pocas” (comparado con otros libros) cosas que meter y con 200 millones de dólares de presupuesto haya salido este truño.

Todo el asunto del Príncipe Mestizo está totalmente desdibujado, los actores hacen lo que pueden y por supuesto algunos como Alan Rickman o Helena Bonham Carter están por encima de la mediocre dirección de Kevin Yates. Todo se deja para el final, las pistas que hábilmente iba dejado Knowling por el libro (y que resultaron ser lo más interesante del sexto volumen) aquí brillan por su ausencia y todo se resuelve de manera apretujada. Para colmo ¿Qué ha pasado con la banda sonora? ¿Por qué no está John Williams involucrado? Porque el resultado sonoro es muy monótono y soso. En serio, tengo la sensación de que han hecho está película por hacerla, sin motivación alguna y aunque ya es sabido que el trío de actores protagonistas no está motivado en absoluto, el resto bien podrían haber tirado del carro.

Entonces ¿Con que se llenan los 150 minutos de cinta? Pues básicamente es una versión del culebrón adolescente “Al Salir de Clase” pero con algunos poderes de por medio. A Yates parece que lo único que le preocupaba era mostrar los calentones de los protagonistas y la presencia de estas tramas se me antoja EXCESIVA porque para variar también está mal resuelta y el resultado es de lo más antinatural.

Y por favor que alguien me explique porque cuando Potter se toma la poción de la buena suerte parece estar borracho y sobreactuado. Ni siquiera la muerte de uno de los personajes míticos de la saga dota de la más mínima emoción a una película que visto lo visto se la podrían haber ahorrado.




NOTA: 3/10

1 comentario:

Mike Lee dijo...

Coincido con lo que dices, se hace demasiado larga, pasan muchas cosas que carecen de importancia y no llevan a ningún lado, la bso resulta insulsa comparada con la de Williams y el misterio del príncipe brilla por su ausencia.
De todas formas, el libro no me pareció nada flojo, creo que era un trásnsito hacia el final.
A ver cómo salen de todos los errores cometidos en las últimas entregas.
¡Saludos!