martes, enero 26, 2010

NOVA: Servir y Proteger.


La serie de Nova de Abnett y Lanning sigue In Crescendo con cada nuevo tomo. Este cuarto volumen no hace sino confirmar algo que nos olíamos los fans de la Casa de las Ideas desde hace tiempo: Y no es otra cosa que el hecho de que la serie regular de Nova es sin duda una de las tres mejores series que se están publicando actualmente. Este tomo recoge los números 19 a 22 y el especial The Origin of Richard Rider, esperemos que la serie regular dure mucho y algún día celebremos el nº 100 del título del cabeza cubo cósmico por excelencia del Unvierso Marvel.

La acción arranca directamente del cliffhanger del tomo anterior con un nuevo equipo de Centuriones Nova presentándose directamente a cumplir ordenes ante Richard Rider en el Proyecto P.e.g.a.s.o. Así que en un primer momento veremos como el refundado cuerpo Nova se enfrenta a amenazas como la Sociedad Serpiente o El Hombre Dragón (los guionistas como siempre recuperando conceptos). Esto puede parecer normal, pero despierta las suspicacias de Richard pues era él quien esperaba volver a crear el cuerpo y está algo mosca porque Mundomente lo ha hecho a expensas suyas y sin consultarle lo más mínimo.

Este es el eje central de la historia, porque una persona muy cercana a Rich conseguirá los poderes de Nova y aquí empezará un nuevo debate sobre ese tema tan querido por una generación de héroes que es “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. Posiblemente esta sea la historia menos cósmica, pese a la aparición de “ese” personaje al que no veíamos de el crossover “Maximun Security” de hace como diez años. Toda la acción está centrada en la tierra, aunque las líneas finales entroncan con lo narrado en el primer número de Guerra de Reyes y hacía allá irán los tiros en el quinto tomo a la venta en mayo y que espero como agua de ídem.

Me gustaría destacar la breve aparición de dos antiguos New Warriors: Justicia y Estrella de Fuego, que junto a Nova mantienen una de esas reuniones tan características suyas en una casucha medio abandonada acompañadas de un montón de pizza. Las tristes palabras de Richard haciendo balance sobre los guerreros originales. A saber: nita y Dwayne muertos, Speedball convertido en Penitencia… son muy emotivas.

El tomo es completado con un especial que nos vuelve a narrar más o menos el origen del personaje y que está acompañado de material original de los años setenta de la primera serie del personaje de Wolfman y Buscema. Costumbre a mi parecer bastante molesta y muy de moda últimamente. No obstante el resto del tomo es dibujado por los habituales Alves y Divito, quienes cumplen con creces.


NOTA: 9/10

3 comentarios:

Enrique Acebes dijo...

Totalmente de acuerdo. Nova (y Guardianes de la Galaxia) es lo mejorcito que está sacando Marvel.

Si acaso, se puede criticar que al Nova de Abnett y Lanning le van pasando exactamente las mismas cosas que a Kyle Rainer... Al menos han tenido la delicadeza de llamar "Mundomente" lo que en Green Lantern era "Ión".

Yota dijo...

Gracias por el comentario, la verdad es que si que tiene mucho de Green Lantern, pero la coña sobre hacer miembro a un planeta, hizo que me partiera toda la caja.

Saludos.

The Korinthian dijo...

Qué gran personaje!