sábado, febrero 27, 2010

SHERLOCK HOLMES. El Nuevo Héroe de Acción.




Pasándose el canon por los cojones. Así ha hecho Guy Ritchie, irreverente director donde los haya, a la hora de adaptar las aventuras de Sherlock Holmes creadas hace ya muchos, muchos años por el inestimable Arthur Conan Doyle. Acercarse a esta película puede ser “peligroso” y francamente decepcionante para los fieles seguidores del detective más famoso de la historia, pues la verdad como citaba arriba, la versión es muy libre y con toda tranquilidad podríamos referirnos a Holmes como “El Nuevo Héroe de Acción”

Pero para un servidor que su acercamiento a Sherlock Holmes se centra en unos pocos de sus libros, algún videojuego, la sensacional serie de animación de Miyazaki y sobretodo el Secreto de la Pirámide (el comienzo de la nueva de Holmes es un homenaje confeso a Young Sherlock Holmes). Así que yo me acercaba a ver la película con las defensas más bajas que algunos puretas más holmitas que yo. Para todavía mayor decepción de los fans, el malo de la película es Lord Blackwood (interpretado por un genial Mark Strong) en detrimento del mítico James Moriarti (que para quienes no se acuerden fue el malo de La Liga de los Hombres Extraordinarios), aunque se adivinan por donde irán los tiros en la secuela.

No desvelaré mucho del argumento, simplemente indicar que Holmes y Watson tras apresar a Blackwood y conseguir meterlo en prisión además de presenciar su ahorcamiento deben investigar su aparente resurrección y la amenaza que se cierne sobre los miembros del parlamento inglés. Son varios los personajes de la mitología del gran detective los que aparecen por aquí. Está el inspector Lestrade tan chapucero como siempre, la adorable y siempre preocupada señora Hudson y por último Irene Adler, amante o algo de Holmes y la ladrona más habilidosa del mundo, personaje cuyo papel resulta un tanto absurdo en la película y en los libros apenas tiene protagonismo.

Y con esto se acaban las semejanzas o parecidos. Aquí Watson es más alto que Holmes y además comparte con él gran parte de su sentido del humor y cinismo. Los piques entre ambos son antológicos y muy divertidos. También observamos la capacidad de Holmes para disfrazarse siendo la primera parte de la película lo mejor de todo. Y puede que el exceso metraje sea un lastre para la cinta, porque la trama avanza al principio muy lentamente para luego llegar a un desenlace totalmente precipitado donde con una breve secuencia de flashbacks no explican todo.

Robert Downey Jr. Sin duda es lo mejor de todo. Su talento interpretativo, que curiosamente siempre interpreta papeles que tiene algo que ver con su personalidad, es enorme y es sin duda lo mejor de la película, ya sea en los momentos en los que se pone en plan analítico, o esas escenas inexplicables tipo El Clan de la Lucha, donde Holmes suelta ostias como panes con un estilo de artes marciales que al parecer si tiene cierto origen en alguno de los libros. Jude Law tampoco se queda corto y se complementan perfectamente, pero desde luego estos no son los Holmes y Watson que conocemos. De hecho en ningún momento se dice “Elemental mi querido Watson” dicen algo parecido pero no es lo mismo.

En la parte técnica la película sobresale bastante, mostrando un Londres victoriano realmente precioso, sobretodo con la escena final en el Puente de Londres. La banda sonora corre a cargo de Hans Zimmer y por fin escucho un score que me gusta tras muchos meses de bandas sonoras insulsas que no me decían nada.

NOTA: 6/10

3 comentarios:

Mike Lee dijo...

Me pareció realmente entretenida, aunque tome sus licencias se permite guiños al original, además de contar con un reparto de lo más adecuado.

¡Saludos!

The Korinthian dijo...

Tú lo has dicho, Yota, Decepcionante salvo la BSo.

Yota dijo...

Gracias por los comentarios. tal vez mis espectativas eran demasiado altas, quien sabe...