sábado, marzo 27, 2010

EL LIBRO DE ELI. Sin sorpresas, sin emoción, sin ná.




Con gran decepción salí el otro día del cine tras ver “El Libro de Eli”. Yo me imaginaba que no iba a ser un peliculón y que no contaría mucho más del ya consabido “La humanidad se ha ido a la mierda y en vez de ayudarnos para reconstruirla solo la jodemos más!” pero coño es que ese tipo de pelis molan, genero palomitero de serie b tirando a c, con poco presupuesto para invertir y de ahí que el futuro post-apocaliptico siempre es árido y seco que viene a ser sinónimo de barato.

El Libro de Eli nos traslada a los Estados Unidos de América, a un futuro dentro de treinta años que hace que tras una gran guerra casi todo el país está desolado. El sol abrasador ha dejado ciega a buena parte de los supervivientes y algunos de éstos son caníbales pues hasta ese extremo ha llegado su necesidad, la gente va caminando por las carreteras a la espera de encontrar algún lugar más próspero, uno de estos caminantes es Eli quien lleva treinta años yendo hacia el este (en treinta años le da tiempo ha cruzarse el país entero unas cuanticas de veces) sin ningún motivo aparente acompañado de un enorme cuchillo, un ipod y un extraño libro que lee todos los días y al que protege con la vida.

Un buen día llega a un pueblo lleno de indeseables gobernado por Gary Oldman (de lo poco bueno que tiene el filme) que no para de ofrecer recompensas a quienes le traen libros, porque está buscando uno muy concreto, para ello cuenta con la ayuda de Ray Stevenson (Roma, Punisher War Zone) que hace las veces de lugarteniente, o del ingeniero que es el comerciante y mecánico del pueblo, que lo interpreta de manera sorprendente el cantante Tom Waits.

Lo cierto es que los hermanos Hughes que ya han demostrado su buen hacer en un buen número de películas aquí se han quedado muy cortitos, una película que empieza genial pero que se apoya demasiado en la calidad de Denzel Washington como actor, que para variar lo borda, da igual lo que le echen a este tío. Su carisma llena la pantalla, aunque se trate de un papel tan vacío como este, las escenas de acción aunque pocas son muy buenas y sobre todo visibles y fáciles de seguir, sin esos giros bruscos a lo Michael Bay que hace imposible que te enteres de algo.

Lo malo es que al final se les va demasiado la cabeza, y el lenguaje pro-cristianismo que lleva la película implícito atufa demasiado. Tópica y típica, para ver una vez y olvidarte de ella.

NOTA: 4/10

3 comentarios:

Mike Lee dijo...

Gracias por la advertencia. Me llamaba la atención sobre todo por Denzel, pero si en conjunto la película no merece la pena...

¡Saludo!

charlie furilo dijo...

Ya me imaginaba yo el mensaje religioso. Supongo que el libro de marras será la Biblia, la última esperanza para la salvación de la humanidad y toda esa mierda, así que paso de verla... que se vayan a adoctrinar a otro!

Yota dijo...

Gracias por los coments, pues si colegas, mejor ahorraos la pasta que el cine está muy caro.