jueves, marzo 25, 2010

EL SÍMBOLO PERDIDO. El último truño de Dan Brown.


Decepción inconmesurable. Esa es la mejor manera que tengo de describir la última y “esperada” obra de Dan Brown. La aventura que supuestamente cierra la trilogía de las peripecias del profesor Robert Langdon, profesor para todo que posee una cuestionable habilidad para estar en el lugar menos adecuado en el momento menos adecuado, y si no lo está siempre le hacen la típica llamada que hace que esas circunstancias sucedan.

No me cuento entre los detractores de Dan Brown, de hecho sus anteriores libros me parecieron entretenidos e incluso el de La Conspiración (su segunda obra) me gustó bastante siendo uno de los libros con los que más disfrute en aquella época, pero es que este “Símbolo Perdido” no hay por donde cogerlo.

Con toda la tradición de conspiración y paranoia que lleva consigo todo lo relacionado con la masonería, Brown nos ofrece una aventura sin pies ni cabeza donde, para variar, una noche tranquila en la que Langdon no está haciendo nada, se le reclama para lo que parece va a ser una charla en Washington y acaba metido en medio de una conspiración que podría acabar con la civilización tal y como la conocemos, esto no es más que una excusa para mezclar Masonería, ciencia noética, la última tecnología de la CIA y todos aquellos temas religiosos de los que tanto le gusta hablar al autor, pero el resultado es una auténtica mierda.

Me resultó curiosa la búsqueda del Santo Grial, me pareció entretenida la aventurilla en Roma intentando encontrar la bomba de antimateria, pero esta supuesta “epopeya” para localizar el tesoro de la francmasoneria, la antigua pirámide secreta de Washington, etc, etc… es un despropósito de tamaño bíblico. Los “sorprendentes” giros argumentales que salpicaban los anteriores libros aquí brillan por su ausencia hasta tal punto que la única rebelación “tocha” de verdad sucede cuando quedan sesenta páginas para el final y yo ya estaba tan cansado y aburrido que me la sudaba a dos manos.

El Símbolo Perdido tiene todas las carencias de Dan Brown como escritor a saber: circunstancias poco creíbles, personajes planos, miembros de distintos cuerpos de seguridad que parecen muy cabrones pero luego son unos buenazos. Pero a cambio no tiene ninguna de sus virtudes, ni siquiera se lee de manera ágil y dinámica pese a que hay capítulos que no duran más que una o dos páginas.

No pierdan el tiempo y sobre todo el dinero.

NOTA: 2/10

6 comentarios:

Juls dijo...

No pensaba gastarme el dinero en esto, ¡pero gracias por confirmármelo!

General Gato dijo...

¿Lo único bueno del libro está 60 páginas antes del final y usted tuvo el estómago de aguantar hasta ahí? ¡Mi amigo, carne como la suya es el mármol en el que se esculpen las estatuas de los héroes para la posteridad! :-D

Giuseppe dijo...

De la gente a la que le gusta leer , con gustos de todo tipo, no hay nadie al que le haya gustado alguno de los libros del Sr. Brown. Yo les he hecho caso y voy a continuar en esa línea.

Yota dijo...

Gracias a los tres por los comentarios, hombre a mi me gustó bastante la Conspiración, y considero que me gusta leer, pero lo cierto es que la calidad de Brown como escritor es jutita tirando a nula XD

Gary Rivera dijo...

Pues soy fanatico de Dan brown, pero el simbolo perdido no me gusto mucho!!!

Pedro Angel dijo...

Yo también me considero fanático, y coincido totalmente, el libro es una semi pérdida de tiempo, pues al principio me gusto (creo que hasta la pág 200 aprox), pero después fue mamada tras mamada, luego con la supuesta amenaza que sería a nivel humanidad (cuando solo era descubrir el mundo de peripecias en las que se ven inmersos varios líderes políticos) el gran descubrimiento que proporcionaría la "palabra" cuando resultó ser una pinche biblia (si mal no recuerdo) luego tantas cosas que ya no sabía ni como hilar. La mamada de que Mal'hak era el hijo Solomon muerto. Tampoco me pareció que se viera muy reducido en resolución de acertijos y eso (que era lo que a mi me llamaba mucho)y para finalizar yo ahora creo que el puto de RObert es gay, digo, no ha habido escenas donde se vea una mínima insinuación con alguna de las damiselas, y se denota una mayor preocupación por sus amigos o nuevos conocidos (varones).