miércoles, marzo 17, 2010

REINADO OSCURO: OJO DE HALCÓN


Uno de los principiantes alicientes que está teniendo el Reinado Oscuro son sin duda los villanos ocupando el papel de héroes. En concreto, el psicópata de Bullseye como Ojo de Halcón. Que Bullseye sea ahora mismo un vengador no es otra cosa que una evolución del trabajo que comenzó hace ya varios años Paul Jenkins en Civil War: Primera Línea donde colocó a Norman Osborn al mando del proyecto Thunderbolts y más tarde gracias al protagonismo del ex – Duende Verde durante Invasión Secreta y su coronación como Iron Patriot al mando de los Dark Avengers nos ha llevado al punto donde nos encontramos ahora.

No he leído ni Bullseye VS Punisher ni Bullseye: Greatest Hits que según clemente son las primeras entregas de esta “trilogía” y aunque hay personajes y conceptos que vienen directamente de ahí, es limited se puede leer de manera independiente con total tranquilidad. El personaje que estará detrás de todo sale de esas historias pero no comentaremos más.

Andy Diggle toma el relevo de Daniel Way a la hora de contar las peripecias del irlandés loco que puede hacer que cualquier cosa en sus manos sea un arma. Y afronta la psicología del personaje con gran acierto. Por mucho que Bullseye vista ahora el uniforme de Ojo de Halcón eso no le convierte en un héroe y es que no se puede enjaular a un león y pedirle que de buenas a primeras se olvide de aquello a lo que se lleva dedicando toda la vida.

Esta historia no lleva el sello de Max, pero bien podría llevarlo pues es una auténtica salvajada con el protagonista masacrando a diestro y siniestro y de las más variadas formas posibles a todo aquel que se le pone por delante. Pero claro Ojo de Halcón no puede dejar testigos y lo mismo le da cargarse maleantes que civiles y como es como es, no se marcha nunca de la escena del “crimen” sin grabar una mira telescópica en las frentes de sus víctimas. Este hecho será el que despierte las sospechas de Ben Urich que investigará al nuevo héroe y al misterioso personaje que aparentemente está detrás de la locura de Bulls.

La historia es muy divertida y se hace amena, Diggle maneja bastante bien a los personajes y rescata a algunos del olvido como al mercenario Solo, por su parte Ron Garney realiza uno de los mejores trabajos que le he visto hasta la fecha dando gran cantidad de detalles a todos los personajes y sus fondos, una lástima que tuviera que dejar el último número sin dibujar por la miniserie de la Viuda Negra que a buen seguro tendrá un aspecto espectacular.

NOTA: 7/10

2 comentarios:

Miguel N4 dijo...

El final es francamente decepcionante. Da pena que una idea tan buena y tan bien montada en un principio por Diggle acabe con un falso final trágico.

Yota dijo...

Gracias por el comentario colega.

El final es un poco de serie b, pero tampoco podían hacer algo mucho mejor con las bases que tenían plantadas.