domingo, marzo 07, 2010

THE ROAD. La Carretera, andar y andar....



Un mundo gris, desolado, sin esperanza donde la luz del sol brilla por su ausencia (perdón por el chiste fácil) un padre y un hijo de los que en ningún momento sabremos el nombre, vagan por los Estados Unidos rumbo a la cosa con la esperanza de encontrar un lugar más cálido donde vivir, no será un viaje fácil pues la soledad les acompaña en todo momento pues su mujer y madre (Charlize Theron) les ha abandonado y las pocas personas con las que se encuentran no son de fiar, están completamente locas o directamente son caníbales capaces de devorarse unos a otros con el único objetivo de sobrevivir.

Esta es la inquietante premisa de una película apocalíptica que va directamente al grano y que no pierde el tiempo contando como se ha llegado a ese punto. Este hecho es algo que en muchas ocasiones es de agradecer porque la explicación muchas veces hace que el ritmo de la película decaiga. Aunque con The Road me ha pasado justo lo contrario, y no me habría importado saber algo más sobre este mundo creado por Cormac McCarthy, autor también de No Es País para Viejos, libro que según dicen quienes lo han leído está realmente bien adaptado.

Pues bien, la película carece totalmente de ritmo va todo el rato del drama del padre y el hijo tristes. Pese a la ausencia total de acción, ni falta que le hace, la película no se hace pesada en ningún momento y tiene escenas de verdadera crudeza como cuando Viggo Mortensen enseña a su hijo como debe suicidarse metiéndose una pistola en la boca. Pues antes de morir despellejado o de hambre prefiere acabar con su vida y la del pequeño.

Hay momentos de mucha angustia que provocan la complicidad y la lástima del espectador. Aunque se habría agradecido algo más de interacción con otros personajes y es que la cinta cuenta con secundarios de lujo como Robert Duvall, Guy Pearce o Molly Parker, pero apenas tienen alguna relvancia.

Me ha recordado mucho a “Hijos de los Hombres”, aunque me ha gustado bastante más (menos sería difícil) en cuanto al mensaje desconsolante de que la humanidad tras una tragedia está destinada a destruirse a si misma, siendo el propio ser humano el peor enemigo para si mismo. Lo único que no comprendí es el final que me parece de lo más absurdo con ese “Os estábamos siguiendo” ¿Alguien me lo puede o quiere explicar?

NOTA: 6/10

4 comentarios:

Mike Lee dijo...

La película consigue transmitir la atmósfera del libro y cuenta con buenas interpretaciones, aunque recomiendo más la novela.

¡Saludos!

Nemo Nadir dijo...

¿Qué propósito tiene seguir adelante en un mundo condenado a muerte? The Road pone de manifiesto lo dañino que es el ser humano y la alimaña que habita dentro de cada uno de nosotros. La pregunta que queda es si merece la pena, si a eso se le puede llamar vida. Y la respuesta se da al final de la película. Porque The Road, además de ser una llamada de atención sobre la fragilidad de la vida humana y de su dependencia del medio ambiente, a pesar de ser durísima, es una película fundamentada en la fuerza del amor. El padre sabe que el final es inevitable, pero intenta preparar al niño para que continúe sin él. No le queda esperanza para sí mismo, pero la tiene para su hijo. Y aunque se ha embrutecido por el miedo a lo que le pueda pasar al niño, es ese amor el que le hace seguir adelante. A pesar de su forzosa brutalidad, sí que ha sabido transmitir buenos valores. El niño quiere mantener dentro de sí la bondad, la confianza. Como si en definitiva, todavía hubiera fe en el ser humano. Y es ese amor que transmite a ese niño que no entiende nada de lo que está pasando, el que hace que una película que se ve todo el rato con terrible impotencia y angustioso mal sabor de boca, sea tan conmovedora.

Yota dijo...

Gracias por los comentarios!

Nemo Nadir, pasate cuando quieras.!

Saludos.

Nemo Nadir dijo...

Lo hago cada vez que actualizas, es un placer.