domingo, abril 18, 2010

ALIEN LEGIÓN: FUERZA NÓMADA. Hace mucho tiempo, en algún punto del espacio...

La Unión Intergalactica es la historia de una gigantesca extrapolación de la variopinta sociedad norteamericana donde interactúan muchas razas y culturas diferentes. Alien Legion es un microcosmos de esa Unión, en la que tiene que trabajar unido lo mejor y lo peor de los seres que habitan las Tres Galaxias, siempre en situaciones peligrosas y bajo la máxima presión. Se trata de presentar lo que sería la unión “ideal” de un grupo para conseguir un bien o una meta común. En el universo de Alien Legion, la fuerza de la diversidad siempre prevalece sobre los enemigos xenófobos.

Esta sería la sinopsis de esta apasionante serie de ciencia ficción que fue publicada en su origen por multitud de editoriales, pese a su corta andadura, pero que donde más cómoda estuvo finalmente fue en la línea epic de Marvel. Hace unos años Dolmen publicó en España los dieciocho primeros números (algunos nunca publicados anteriormente por Planeta) en tres tomitos a precio de oro (lo habitual en esta editorial) y ahora os hablo del primero de ellos que recientemente pude leer gracias a la biblioteca.

Un primer tomo muy entretenido, de la mejor ciencia ficción ilustrada que he leído en años. Carl Potts, viejo conocido de la Marvel y sus personajes callejeros, nos adentra en la colonia de planetas y nos presenta al Mayor Sarigar, un alienígena considerado héroe absoluto de guerra pero que anda siempre rebelándose para conseguir la autorización necesaria para que se le autorice a buscar a los miembros supervivientes de su unidad denominada Fuerza Nómada. Esta trama ocupará buena parte de la trama de este prime tomo, diré que por supuesto los encuentra, pero no desvelaré nada más.

En otras aventuras incluidas en este primer volumen conoceremos a algunos de los integrantes de tan variopinto grupo, formado por todo tipo de alienígenas y prácticamente ningún ser humano. Esta serie está rebosante de humor negro como el que destila la novela original de Las Brigadas del Espacio y cachondeo más directo salido de las mejores historias escritas por ese mago que es Ray Bradbury. Además de mucha carga y crítica social de la época en plena guerra fría.

Un detalle que me gustaría añadir antes de terminar la cutre reseña es que el dibujo de todo el tomo es de Larry Stroman, ese atroz dibujante que recientemente nos ha torturado con algunos infestos números de X-Factor pero que aquí parece otro totalmente distinto donde su estilo deformado y caricaturesco encaja a las mil maravillas con todos los bichos y burradas que tiene que dibujar.

NOTA: 7/10

2 comentarios:

The Korinthian dijo...

Entonces Stroman era otro Stroman

Yota dijo...

Gracias por el comentario Javi,

Pues no, lo he mirado, es el mismo Stroman XD