miércoles, mayo 26, 2010

CREO EN FRANKIE. Una Pequeña Gran Obra Maestra de Vértigo.



Fascinado. Así me he quedado tras leer la miniserie de cuatro números “Creo En Frankie” publicada por Norma perteneciente al sello Vértigo hace unos cuantos años. Aprovechando que ahora se encuentra material de esa etapa de la editorial por ¡un puto euro! No pude más que aprovechar la ocasión y hacerme con un buen puñado de comics que posiblemente no me habría comprado de otra manera, próximamente iré hablando más de ellos por aquí.

¿Un dios celoso o un novio maligno resucitado de entre los muertos? ¿a quién elegirías tú? Mike Carey firma la que hasta el momento es su obra que más me ha gustado de cuántas he leído (me ha gustado incluso más que sus X-Men pre-legacy). ¿un tebeo romántico? ¿un tebeo para chicas? Olvidad todos los prejuicios que puedan invadiros por ver la portada. Creo en Frankie es una de las obras más refrescantes que he leído en años.

La historia nos presenta a Frankie. Una adolescente normal, a la que todo le va bien, nunca le pasa nada malo, siempre saca unas notas excelentes, pero es incapaz de mantener una relación con un tío, porque siempre que llegan a algo más que las manitas, todo se tuerce de las maneras más insospechadas ¿el motivo? Pues que Frankie tiene algo para ella solita que mucha gente ya querría para si misma. ¡Su puto propio Díos! Jeriven, dios de los fuegos que abrasan los corazones, un buen día buscando en el mundo de los humanos una causa a la que dedicarse se topó con el bautizo de Frankie y allí nació tan especial unión.

Un tira y afloja en una relación que se nos muestra entrañable y compleja como pocas. Además hay que añadir a otros elementos en el trama como Kay, la mejor amiga de la infancia de Frankie y que puede que la consideré algo más que una “amiga” y Dean, su resucitado novio que de repente volvió a la vida (por obra y gracia de Jeriven, el día de su entierro XD) que también tiene más de un as en la manga.

Un tebeo entretenido y poco como pocos. Con momentos que llegan a emocionar y otros que resultan de lo más tronchante por su burro y descarado humor negro. Además de que tiene uno de los mejores finales que he leído en mucho tiempo. Una historia que además acaba, haciendo que este formato de miniserie (o novela gráfica reconvertida como sospecho) sea el más adecuado para su publicación.

Aunque antes de terminar me gustaría mencionar también el delicioso dibujo de Sonny Liew. Realmente precioso, con un tono cartoon y una expresividad que ya le gustaría tener a muchos autores del medio. Además que pedazo cantidad de viñetas por página y sin embargo que claritas quedan todas sus planchas.

NOTA: 9/10

5 comentarios:

Samu dijo...

Ese tebeo es maravilloso. No hay más que ver que lleva un guionista de altura! La ilustradora es la leche y el entintador le da una naturaleza muy orgánica.

De Hempel tienes en castellano los dos tomos de Yo, Gregory; que son una locura.

Yota dijo...

Gracias por el comentario Samu.

La verdad es que todavía sigo sorprendido con lo mucho que me ha gustado el cómic.

Me anoto el comentario de Gregori.

Bruce dijo...

Este lo ví en Carrefour y Eroski a 1 euro y no lo compré, maldición!
No lo sabía, no lo sabía...

Yota dijo...

Gracias por el Coment!

Si vuelves a verlo, no pierdas la ocasión!

Anónimo dijo...

Yo lo conseguí en la librería Books Center de la calle Luchana. ¡Cinco cómics de Vertigo por 5 euros!