martes, mayo 18, 2010

SUPERMAN: LA CAÍDA DE CAMELOT



Puro arte. Así de simple, no se me ocurre una manera mejor de definir el trabajo de Carlos Pacheco en la serie de Superman, personaje que no se encuentra entre mis favoritos pero al que me he acercado gracias a la entusiasmante saga de Nuevo Krypton, y posterior a eso gracias al bueno de Oneyros me estoy zampando toda la colección mensual de grapa publicada por Planeta. Ahora tras degustar la etapa completa, toca hablar de ella.

Entre Kurt Busiek y Carlos Pacheco debe existir una afinidad especial pues ya son unos cuantos los proyectos que han abordado juntos superándose a cada paso. Si juntamos que Kurt Busiek es el autor de la mejor historia jamás escrita sobre Superman (Identidad Secreta) y que jamás he visto unos mejores lápices a Carlos, el resultado no podría ser menos que excelente y así ha sido. La Caída de Camelot es una larga saga de once episodios divididos en dos arcos donde Superman tendrá que enfrentarse al peor enemigo que jamás se le ha presentado: él mismo.

Hilvanando con cuidado, Busiek presenta un historia donde vemos como Superman está ya instalado de nuevo en Metropolis, aunque no todo el mundo se fía de él, Lois Lane es más pícara y sexy que nunca (el episodio conmemorativo de su primer vuelo es precioso y emotivo) y Lana Lang trabaja ahora como C.E.O de LexCorp tras separarse de Pete Ross (que resultó ser Ruina, aquel villano creado por Greg Rucka). Superman hace ahora más que nunca gala de sus poderes, escucha más lejos que nunca, lee varios libros a la vez a máxima velocidad y carga sobre sus hombros toda la responsabilidad posible.

Un buen día acude a una atender una llamada de socorro a Kazajistán, donde una antigua amiga le pide ayuda para enfrentarse al Sujeto-17, un nuevo villano (que tiene un aspecto que recuerda bastante a un Troll de las Cavernas) que como Superman llegó a la tierra del espacio exterior pero a diferencia de éste no tuvo la fortuna de ser criado por un matrimonio como los Kent, y cayó en manos de investigadores que le sometieron durante décadas a todo tipo de torturas y experimentos, ni que decir tiene que estaba bastante mosqueado. Pero el villano principal no es el Sujeto-17, sino Arión de Atlantis que se presentará ante todos anunciando el fin del mundo a no ser que Superman decida abandonar su profesión de héroe. Argumentando que la Tierra llegará a un inevitable fin por la intervención sin medida de alienígenas (como Kal-El o el Detective Marciano) en los hechos que atañen a la humanidad.

Dos semanas tendrá para pensarlo Superman, así que a partir de aquí la acción se desdoblará en dos flancos. Por un lado tendremos capítulos enteros centrados en el futuro donde la raza humana luchará por su destino hasta el fin, estos son los números que más me han gustado donde vemos a un Carlos Pacheco desatado dibujando destrucción y Apocalipsis por doquier, la batalla final encabezada por Jimmy y Luthor es gloriosa por todos los frentes que tiene, y esa ilustración de la costa oeste desquebrajada también es para enmarcar.

Por otro lado tenemos la trama del presente. Donde Superman se enfrentará a sus dudas, una historia mucho más introspectiva donde seremos testigos del lado más humano de Kal-El ¿deberá abandonar todo en lo que cree y dejar a sus seres queridos a su suerte? ¿Es mejor intervenir y decidir el destino de la humanidad o dejarlo estar? Una serie de cuestiones que son básicas en la obra del autor donde siempre consigue humanizar o desmitificar a los héroes más grandes para ponerlos a la altura y motivaciones del hombre de la calle. Y con Superman lo consigue. Además para aumentar la vulnerabilidad del “primero”, lo hace enfrentarse al único elemento en el que está en desventaja: la magia. Pero bueno, esto sirve de excusa para que podamos ver a Zatanna dibujada por Pacheco, lo que es muy agradable.

Una historia muy buena, que deja con ganas de más, lástima que tras ésta y El Tercer Kryptoniano, el resto es bastante flojo hasta llegar a la saga que tenemos en curso.

NOTA: 9/10

7 comentarios:

Oneyros dijo...

Pues no veas cuando Pacheco te cuenta todos los detalles que tiene detras, lo aprecias mucho mas.

Carlos dijo...

En esta saga el dibujo de Pacheco es insuperable, aunque la historia de Arión no está mal pero no me convenció mucho a mi.

Yota dijo...

Gracias por los comentarios.

Honey: Ya me contaste algunas cosas, y creo que yo he sacado otro par de guiños también, de hecho estoy preprarando un post solo sobre los lápices de pacheco.

Carlos: A mi lo que más me ha entusiasmado es el dibujo, aunque las escenas del futuro me han parecido cañeras.

mutha dijo...

hola. sería mucho pedir que comentes que números son y eso..? para intentar conseguirlos... gracias!!!!!

saludos dsd alicante.

Yota dijo...

Hola colega, gracias por el coment.

Pues su etapa está dispersa entre los doce primeros números del volumen actual de planeta.

Un saludo.

The Korinthian dijo...

Una saga en la que Pacheco Y Merino asombran por su capacidad para plasmar la historia, sin ninguna duda. Busiek es un profesional sólido y eso se suele notar.

Difiero en eso de que la mejor historia de Supermán la ha escrito Kurt. Claro que como eres un hereje al que no le gusta el trabajo de cierto señor Moore....¡A tí seguro que se te hacen bola sus guiones!

Yota dijo...

Gracias por el comentario Javi.

Pues precisamente las dos grandes historias de Moore con Superman me gustan mucho y las tengo en su edición original de Zinco.

Lo que pasa es que Superman Identidad Secreta me parece taaaaaaan sublime.