miércoles, julio 21, 2010

PRINCE OF PERSIA. Las Arenas del Tiempo.



rimera parida. ¿por qué dejan el nombre de la película en inglés? Sobre todo si luego van y traducen el subtítulo. Vale que así la gente lo asocia al videojuego pero ¿era necesario con una traducción tan accesible y liberal?

Tras esta introducción chorra tengo que decir que desde su estreno he tenido ganas de ver la película, me imaginaba que sería una cinta ligera de aventuras y por lo que mostraban los trailers promocionales, algo en la línea de las películas de la Momia o de la primera entrega de Los Piratas del Caribe, y ha sido algo como esto último lo que me he encontrado, una cinta muy divertida similar a la mencionada (ambas tienen al mismo productor y productora detrás) pero sin el talento de las interpretaciones de Rush o Depp.

No jugué a “Las Arenas del Tiempo” así que desconozco si es fiel o no, pero me ha gustado. La estética desde luego es impecable y si recuerda mucho a los juegos, con todas esas escenas de parkour y saltos imposibles. El protagonista de la cinta es Jake Gyllenhaal que al principio no me convencía mucho pero al final queda resulton, pese a que en ocasiones tiene unos “dejes” de chulito que no cuadran mucho por muy príncipe Dastan que sea. La historia es la típica de traiciones y envidias en el trono y el poder, donde todo apunta a que Dastan es el culpable del regicidio y tiene que huir con la princesa de turno para intentar limpiar su buen nombre además de evitar una guerra cruel e innecesaria.

El “guión” tiene unos cuantos agujeros considerables, que dan la sensación de que hay partes donde se fue improvisando y que como es una película de este tipo, pues daba igual, total ¿a quién le iban a importar? El final es de escándalo, todo un deux ex machina para cerrar la película en plan “felices para siempre”, aunque me ha gustado que salvo en la recta final no se haya abusado del recurso facilón de “las Arenas del Tiempo”, ya sea porque así lo querían o porque no había presupuesto, es algo que se agradece.

El oscarizado Ben Kingsley hace de villano en esta ocasión, mientras que un divertidísimo Alfred Molina pone el punto cómico a la cinta y no hace más que confirmar algo que ya se intuía con Furia de Titanes, los personajes de “oriente medio” son los nuevos negros de Hollywood a la hora de poner le punto cómico a la película, punto que la mayoría de las veces es totalmente innecesario, perplejo me quede con aquella frase “Los avestruces tienen instintos suicidas”... tiene tela.....

Pero como he dicho, creo que se puede disfrutar si se ve con la mente abierta, tiene emoción, buenas luchas y puntos de humor y para pasar dos horas y matar el rato pues no está mal.

NOTA: 6/10

3 comentarios:

Mike Lee dijo...

Ni me entretuvo, me pareció un despropósito en toda regla, una taquillazo fallido a todas luces lleno de situaciones absurdas y soluciones más disparatadas todavía.

¡Saludos!

The Korinthian dijo...

No me acerco a esto ni harto de vino...¡¡ni aunque me paguen una millonada por hacerlo!!!
Probad probad..........

Yota dijo...

jajaja, gracias por los coments.

Mike: Me acordé de ti al escribir la crítica, esta vez no coincidimos, tal vez la próxima.

Kori: No quiero tentar al destino!