sábado, julio 31, 2010

UN PARAJE DEL INFIERNO LLAMADO SONISPHERE



Haciendo gala del título indicar que con este festival creo que España ha tocado fondo en cuanto a organización de festivales. El lugar estaba totalmente alejado de la mano de díos, mal señalizado, con poco o ningún transporte público cercano, polvo, calor, conciertos que empiezan a las cuatro de la tarde sin zonas de sombra, bebidas que difícilmente estaban heladas, si pedías más hielo no te lo daban, había comida si, pero carísima y haciendo unas colas del copón. Menos mal que un par de los que nos atendieron en la barra estaban tan agobiados de curro que se les pasó recogernos los tickets y gracias a eso sacamos unos minises gratis XD. Ahora vamos a lo musical. Eso sí, si algo tienen de bueno los festivales de verano, son las tías, a riesgo de algún querido forero colega mío me llame misogino, no puedo dejar de decir que madre mía que hartón de ver tetas, y yo tan contento, oigan.

VIERNES

Tras llegar de milagro a las cuatro nos agolpamos en la sombra con unos buenos minis de calimocho para ver a Volbeat, si no me equivoco es la primera vez que visitaban nuestro país y estuvieron tremendos, cuarenta minutos bestiales donde los daneses que están destinados a encabezar carteles en unos años dieron un auténtico recital de su particular estilo que mezcla rocabili y heavy de corte clásico. Calorazo, pero mereció mucho la pena. Luego tocó un descansillo porque Anathema nos la sudaba bastante, así que tras saludar a unos colegas volvimos al escenario pequeño para ver a “Bullet for My Valentine” otra gran banda a la que tenía muchas ganas de ver y que me perdí en su día en el BBK Liver por estar cogiendo sitio para ver bien a “Metallica” y para lo que me sirvió… como arrastró esta banda a la chavalería, con diferencia fue uno de los shows donde la gente estuvo más entregada, su hit “All the Things I Hate” lo partió todo.

Dimos una vueltecilla y escuchamos a los soporíferos Sober mientras…. Adivináis bien, seguíamos bebiendo. Y de vuelta al escenario dos para disfrutar de “Saxon” la banda inglesa capitaneada por Bilford siempre es una apuesta segura y por muchas veces que toquen en España (al parecer su caché es de risa) siempre cumplen y temas como Princess of the Night, Heavy Metal Thunder o Crusader siempre gustan de oírse en directo, curiosamente este ha sido el primer concierto completo suyo que he visto. De nuevo pausa para no aburrirnos con “Porcupine Tree” y por fin llegó la hora de W.A.S.P. el concierto que más ganas tenía de ver especialmente después del pedazo de concierto que se marcaron en Madrid el pasado mes de diciembre. Dirán lo que quieran de Blackie, que si ya no canta ni monta las de antaño, pero me da igual, pocos grupos tienen la fuerza de W.A.S.P. en directo, a mi simplemente por escuchar otra vez “Charlie´s Chainshaw” ya me di por compensando lo que pagué por el abono.

Luego pasé y me piré a casa, Slayer no me mola nada y luego había que esperar una hora para que salieran Faith No More y joder me fastidia porque me compré la entrada en gran parte por esta banda, pero por motivos puramente nostálgicos y cuando volví a escuchar los discos no me dijeron nada, así que opté por irme a casa y descansar para lo que quedaba.

El sábado de nuevo nos tocaba solana y a las cuatro estábamos allí firmes para disfrutar de Hamlet. De lejos el mejor grupo español que tocaban en el festival, los de Moly (no, Pilar Rubio no estaba por allí) son otra banda que nunca falla, además pudimos gozar de un repertorio de lo más clásico terminando con “Antes y Después”. Más tarde hubo un par de grupos que no escuchamos atentamente como “Hearcharger” y “Coheed and Cambria” no sonaban más, pero merecía más la pena descansar. A las seis saltaron los thrashers de “Annihilator” un grupo que pese a lo que podía temerme no son tan bestias y que de hecho me gustaron mucho con una banda que se implicó mucho con la peña, eso si, lo mejor fue los manguerazos que nos pegaron a los de las primeras filas para compensar el calorazo.

Una de las sorpresas del festival fueron “Soulfly” la ya veterana banda de Max Cavalera petó el escenario pequeño y montó un pogo que me hace temblar solo de pensar la que pueden liar en el Wacken con tres veces más público y tres veces más berraco cada uno de los asistentes. Los temas que más me gustaron además de las versiones de Pantera y Sepultura fue la clásica del primer álbum “Eye for an Eye”. La chavalería estaba encantada y emocionada a más no poder.

Ya iba llegando el final del festi y sin descanso nos tuvimos que tragar el bolo de Alice in Chains, sonaron muy bien pero en mi opinión aunque me gustaron rompieron bastante el ritmo del festival con su estilo grunge trágico decadente. Corriendo tuvimos que ir a la otra punta para no perdernos a Megadeth y aquí es donde no entiendo a la mayoría de la gente que dijo que sonaron fatal, a mi me sonaron a gloria, Mustaine siempre ha tenido esa voz y ha sido igual de soso en todos su espectáculos, un repertorio sin sorpresas y solo tocaron tres o cuatro piezas del Rust In Peace, disco que están tocando al completo en algunas giras.

Y por fin llegó Rammstein y como mola ver a los teutones en tercera fila para poder disfrutar de toda su parafernalia y pirotecnia (con el calor derivado que provoca), no me voy a extender más que esto ya ha quedado muy largo y además el concierto fue exactamente igual que el de noviembre, así que si queréis más detalles podéis leer aquella crónica.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Soulfly son cabezas de cartel en Wacken el sabado.. menudos pogos que harán en dos horitas..

Bullet for my vallentine no he leido cosas muy buenas de ellos a nivel musical, pero me fio de ti y de que estuvo bien el conci.

Volveremos a ver a Wasp y Rammstein no son muy de mi agrado, asi que con leer tu crónica ya tengo suficente Sonisphere..XD

Yota dijo...

Jajja, veo que te ha gustado mi resumen, muchas gracias por tu comentario.

W.A.S.P que ganas de verlos y lo de Soulfly no me lo explico pero...