viernes, octubre 15, 2010

LOS DOMINGOS POR LA TARDE ME ABANDONA...



Todo el mundo dice que no me gusta el fútbol. Más o menos es verdad, así de simple. Me aburre, me parece un coñazo, un deporte de mierda y todos los descalificativos que os podáis imaginar. He jugado dos temporadas al fútbol siete y al fútbol sala. Siempre de defensa, siempre siendo un paquete, pero siempre me apunté por las cañas de después XD. Pero es falso, a mi si me gusta el fútbol más o menos. Leerlo, verlo y a veces hasta jugarlo….. en casa.



¿Quién no disfrutó de pequeño con Campeones? Yo soy de aquella generación que se pegaba a Telecinco todos los días a las 20:30 para disfrutar con esta serie (y después con Enredos de Familia con un genial Michael J. Fox) e imaginar chilenas imposibles, tiros acrobáticos y jugadores que podían reventar un esférico con un puntapié. Además que casi todos los personajes molaban. El tipo guay como Oliver, el macarra de Mark, el paquete de Bruce, el pupas de Julian… Había partidos que si que es cierto que eran exasperantes de la barbaridad de capítulos que ocupaban pero aún así nos pegábamos a esa soap ópera futbolística donde para chavales que apenas rozaban la adolescencia les iba la vida en un partido.



Pero todo tuvo un fin y como las secuelas tardaron en llegar (el campeonato europeo, Road to World Cup, el remake, J… vamos todas) en Telecinco se cascaron Súper Gol, que estaba protagonizada por Rafael (ains esas traducciones…) que para colmo en España, Telecinco nos la quiso vender como la secuela de Campeones y en la traducción se inventaron que era el primo de Benjamin Price del San Francis, en fin…. La serie seguía la misma dinámica que Captain Tsubasa. Un crak del fútbol infantil llegaba a un pueblucho de mala muerte y allí se unía al equipo de fracasados local y juntos y con espíritu de superación entre otras polladas llegaban a lo más alto.


Pero ahora vamos a cambiar de medio, porque si hay algo que me gusta por detrás de la música y los cómics, son los videojuegos y aunque llevo más de diez años sin jugar a ningún juego de fútbol cuando era cani jugué bastante a algunos de la época. Todavía recuerdo lo bien que me lo pasaba con el World Cup Italia 90 de mi añorada Master System. Con aquella perspectiva aérea y ese efecto cutre zoom que a veces hacía el balón, se me daba como el culo jugar la verdad y lo mejor de todo es que ni siquiera sabía como era el sistema de un mundial, fase de grupo, eliminatorias… así que al final siempre lo acababa dejando tras jugar un par de partidos.


Pero lo grande llegó con las 16 bits. Yo opté por el Cerebro de la Bestia, aunque antes de que el “Deporte Rey” llegase a mi consola, el hijo de puta de mi vecino (dicho con toda la acritud del mundo y deseando que lo lea) tenía una Mega Drive y el pobre imbécil flipaba con el Fifa Soccer, así a secas, esta fue la primera entrega de la existosa saga de EA (antes de crear EA Sports). Un juego raro para su tiempo, pues su sistema de control era complicado y muy poco arcade. Pues el retrasado mencionado dejó de invitarme a jugar cuando fue incapaz de ganarme un solo partido en una recordada tarde.


Pero que grande fue mi venganza, jua jua jua… pues mis padres me regalaron el International Superstar Soccer para la Super Nes. Y aunque no me gustaba nada el sistema de juego del ISS (luego conocido como ISS Pro y más tarde como Pro Evolution) era muy distinto, mucho más directo, enloquecido, en definitiva, más arcade. Como disfruté invitando a todos mis vecinos menos a él y es que la venganza es un plato que se sirve fría.



Y ya que hablamos de arcade, en los salones recreativos también había juegos de fútbol pero bastante mediocres. Curiosamente uno de los más jugables fue de la compañía SNK creadora de sagas como Fatal Fury, Art of Fighting o World Heroes, todos ellos grandes juegos de lucha. Pues la compañía de Osaka sacó Soccer Brawl un juego de fútbol (aunque eran equipos de siete o de nueve) protagonizado por las selecciones nacionales de todo el mundo, pero cuyos jugadores eran Robots, había tiros especiales si llenábamos una barra de energía y podíamos hacer saltar en mil pedazos a los rivales.



Para terminar. El Pc Fútbol. No voy a decir más. Sólo que me vicié a las siete primeras ediciones como un verdadero obseso. Y que jamás jugué ni un solo partido en el simulador. Siempre opté por el modo “resultado” porque a mi lo que me molaba era la gestión. Pero las anécdotas con este juego dan para un post solo, y eso es tema para otro día.

4 comentarios:

juanky dijo...

ey buenas tardes ami rafael me gusto por que en la final perdian y el internacional super estar soccer deluxe fue el mejor juego de la supernintendo.que recuerdos .cuidate

quike102 dijo...

Ahhh queremos continuación del post con la vivencias del PC Fútbol, joer que grande!!!
Tío me da miedo cuando te pones notálgico y cuentas estas cosas, parece que narras mi vida XD

The Korinthian dijo...

El fifa soccer de la megadrive:¡inventando la ley!que gritaban los aficionados....

Deckard dijo...

Vaya vicios al PC Futbol (y al PC basket).

Te ha faltado mencionar el mítico Sensible Soccer. Para mi el mejor juego de futbol hecho hasta la fecha, aunque al principio costaba pillarle el truco.