viernes, noviembre 19, 2010

ALIENS: SACRIFICIO Y SALVACIÓN. Y yo añado Decepción.


Es increíble ver en lo que ha acabado por convertirse la franquicia de Alien, aquella película de culto que se estrenó a finales de los setenta dirigida con pulso maestro por Ridley Scott y que desde entonces ha generado tres secuelas directas, dos bastardas (las que comparte con Predator) y sobre todo cómics. Porque desde principios de los noventa Dark Horse ha realizado todo tipo de miniseries, especiales o novelas gráficas protagonizadas por tan adorables bichos.

Lo curioso de todo esto es que estos productos suelen tener el denominador común de ser todos una mierda pero en este caso es muy grato comprobar como Dark Horse mimó durante los noventa casi todas las series derivadas de Aliens, Predator y Terminator con autores como Michael Golden, John Byrne, Chris Claremont, Richard Corben, Steve Dillon, Duncan Fegredo, Cully Hammer y muchos más.

Norma con la excusa de su colección de Ciencia Ficción “El Día Después” reeditó en un mismo tomito dos especiales que ya publicó en su momento en aquella línea llamada “Made In USA”. Son dos especiales sin aparente relación entre si y que tienen varios puntos en común: primero que el dibujo es muy bueno y segundo que el guión es una mierda.

Empezamos con Aliens: Salvación con guiones de Dave Gibbons (que no anda muy suelto) y dibujos de un genial Mike Mignola que siempre gusta verle fuera de su habitual y cada día más aburrido Hellboy. La historia es algo parecida a lo visto en Aliens: El Regreso. Es decir las grandes corporaciones que quieren hacer de los xenoformos un arma biológica letal y para ello fuerzan que un carguero se estrelle en un planeta desierto que sólo tiene vida indígena para que algún superviviente quede infectado y así usarlo de anfitrión para que pase la cuarentena. Historia típica y tópica con héroes, malos, bastardos y un androide.

Aliens: Sacrificio cuenta con guiones de Peter Milligan, autor que me parece sobrevalorado en un ochenta por ciento de lo que firma. Pero que al menos tiene bonitos dibujos de Paul Johnson con un estilo pictórico muy llamativo. La historia cuenta como una peregrina galáctica se topa con un poblado que tiene un alien acechándolos desde hace mucho y para que este se calme y no asesine le ofrecen bebes criados genéticamente cada pocos días. Cosa que a la beata le resulta deleznable, entonces empieza que si diatribas sobre lo bueno o lo malo y tal cual.

Como podéis ver, son autores desaprovechados para lo que podría haber dado de si todo esto, yo lo que quería leer son historias de marines machacando bichos, pero tendré que seguir buscando.

NOTA: 4/10

2 comentarios:

juanky dijo...

gracias por el comentario
por cierto estoy viendo la serie monster y mola que te cagas
saludos.

Yota dijo...

Hola, gracias por el coment. Monster yo vi hasta el 26 y me gustó, luego no se porque me olvidé de la serie, a ver si la retomo.