domingo, enero 02, 2011

WHITEOUT: MELT. Regreso al Hielo




Publicada en nuestro país hace más de cinco años como uno de los primeros volúmenes de la olvidada colección Comic Noir de Norma Editorial y en Estados Unidos hace algo más de diez por la editorial Oni Press (¿por cierto sigue activa esta editorial?) he leído por fin la secuela de Whiteout subtitulada “Melt”.

Iba a comentar que tal vez muchos conocierais esta obra gracias a la adaptación al cine protagonizada por Kate Beckinsale, pero dudo mucho que esto ayude de algo ya que al final su estreno en salas comerciales fue cancelado y lanzado directamente al mercado de venta directa pese a tratarse de una adaptación bastante fiel.

Norma aprovechó la creciente fama que tuvo Greg Rucka a principios de la década pasada para lanzar toda una serie de obras suyas. El trabajo del novelista americano le granjeó numerosos premios Eisner o Eagle por su etapa en Detective Comics y Gotham Central (junto a Ed Brubaker) y la editorial catalana se unió al tirón y lanzó las dos partes de Whiteot, Queen & Country e incluso las dos primeras novelas de la serie de Atticus Kodiak, ahora estoy leyendo la segunda parte y está muy bien, lástima que no vendiese una mierda y que nos quedemos con las ganas de leer más.

Pero a lo que íbamos. Melt empieza con la Marshall Carrie Stetko disfrutando de un merecido permiso en una soleada zona de los Estados Unidos. Hasta que la NSA requiere sus servicios. Una base rusa del ártico ha sido presuntamente atacada por una milicia de élite de su propio ejército. Lo peor de todo es que el ataque ha sido realizado con la intención de robar un arsenal atómico secreto. Así que la NSA quiere que Carrie vaya a investigar y a colaborar para conseguir la recuperación de los peligrosos artefactos. Pero Carrie no quiere ni oír hablar de misiones en el ártico pues ya tuvo bastante con lo narrado en la primera historia (Colección Comic Noir nº 1 de Norma), sin embargo le ofrecen un billete para volver al mundo civilizado para siempre y ese premio es demasiado suculento para dejarlo escapar.

Y así se lía la del copón bendito. Son cuatro números USA que se leen en aproximadamente treinta minutos y es que el cabrón del Rucka ya le gustaba ser escueto en sus comienzos. Los dibujos de Steve LIeber en blanco y negro son soberbios y reproduce muy bien el agobio de las tormentas de nieve o la soledad de los glaciares polares. Lo que pasa es que no ocurre prácticamente nada. Llega la prota al escenario del crimen, aparece el secundario o compañero de la serie, persiguen a los malos y el final es bastante soso y simplón para lo que suele hacer su autor, que nos tiene acostumbrados a desenlaces crueles y esa sensación de “no te encariñes con nadie, que aquí puede morir cualquiera”. Precisamente he echado eso en falta, algún giro inesperado, alguna traición, algo de chicha vaya…. Lo mejor es que esta historia ganó el premio Eisner ¿Me he perdido algo?

NOTA: 6/10

5 comentarios:

The Korinthian dijo...

Y yo creyendo que era un post de metal....

Jiman dijo...

"la editorial Oni Press (¿por cierto sigue activa esta editorial?)"
Por supuesto,Scott Pilgrim esta editada por ellos
Y deseando que alguna editorial patria saque el "The six gun" de Brian Hurtt

charlie furilo dijo...

La primera entrega me gustó: una propuesta original y entretenida. Esta secuela, me decepcionó bastante.

De "Queen & Country" me lei las tres primeras historias y tampoco estaba nada mal.

Capitán Harlock dijo...

Hay una película que se llama igual que sale la prota de Underworld 1 y 2 y que hace ademas de enfermera en Pearl Harbour

Yota dijo...

Gracias a todos por los coments.

The Korinthian: Muy bueno colega!

Jiman: Gracias, desconocía por completo que lo editaba Oni Press!

Charlie: Es justamente eso. Como le dieron el premio eisner a ésta y no a la primera, no lo entiendo la verdad.

Capitán harlock: Sipe, creo que lo he comentado. La película no estaba nada mal.