miércoles, febrero 09, 2011

HEREAFTER: Una vida basada en la muerte, no es una vida.



Ya he visto la última película del Dios Clint Eastwood “Más Allá de la Vida” película especial por varios motivos por un lado consolida la relación del director con Matt Damon que tan buenos resultados dio en su anterior película y por otro que se trata de la primera aproximación del genio octogenario al género sobrenatural y/o fantástico. El resultado es bueno aunque no brillante como suele ser habitual.

Más allá de la vida es una película fragmentada en tres historias con tres protagonistas bien diferenciados. En primer lugar tenemos a una escritora y presentadora francesa que estando de vacaciones en el sudeste asiático es víctima de un tsunami y no acaba muerta por los pelos. El segundo protagonista es un niño inglés que pierde a su hermano gemelo en un trágico accidente y para colmo su madre es una yonki que pierde su custodia y tercero tenemos ya a Matt Damon que trabaja en una fábrica hastiado de su anterior trabajo como vidente que le granjeó grandes fortunas pero mucha infelicidad porque como reza el título “una vida basada en la muerte”.

De cómo entrelazar estas tres tramas es de lo que irá la película. La producción es muy meritoria puesto que el metraje de la cinta sobrepasa las dos horas de duración y no se hace aburrida aunque tiene un gran PERO y es que tras acabar de verla me quedó una tremenda sensación de que en la película no pasaba absolutamente nada. No cuenta casi nada y se hecha en falta algún personaje típicamente Eastwood con sus frases lapidarias y su carisma. Matt Damon actúa de forma sobresaliente por supuesto pero en mi opinión ninguno de los actores o actrices del filme consigue despertar del todo mi interés.

También es cierto que el adjetivo “sobrenatural” le viene grande a esta película, porque está más cerca de algo como “Ghost” que de “El Sexto Sentido” por ejemplo. Vamos que estamos ante otro ejemplo de esos en los que la campaña de publicidad hace mucho daño.

Eastwood explota un concepto que está intrínseco en cada una de las tramas: La Soledad, puede que no sea el tema principal del filme pero a mi desde luego ha sido lo que más me gustado con diferencia. Sobre todo en la historia de Matt Damon, que se nota que es el único actor de prestigio y renombre, aunque ni falta que le hacen normalmente al tito Clint.

Resumiendo. Está bien porque es Clint Eastwood y sabe lo que hace pero en manos de otro un guión tan ramplón habría sido un coñazo seguro.

NOTA: 6/10

3 comentarios:

Mike Lee dijo...

Me alegro de que coincidamos. El elemento sobrenatural es meramente publicitario y, aunque empieza con fuerza, las historias se diluyen y al final terminas con las sensación de que no ha pasado nada. Eso sí, Clint narra como nadie y Damon mejora como actor con cada nuevo trabajo.

¡Saludos!

Conner Kent dijo...

No lo habría expresado mejor, la sensación es de que no ha pasado nada. Creo que ha faltado un desarrollo final al nivel del comienzo de la película. Empieza muy alta, se mantiene y baja tanto el ritmo que el final es como si hubiera otro episodio... Eso sí, brutales los primeros 20 minutos uff

Goku_Junior dijo...

De esta película se puede deducir que Eastwood es un Dios con la cámara, ya que el guión es de telefilm pero aún así nos regala escenas muy buenas.

La del Tsunami es grandiosa.