viernes, febrero 04, 2011

THE RELIC: El Ídolo Perdido


Curioso lo que me ha pasado con este libro. La verdad es que me considero un buen lector en lo que ha cantidad de libros leídos al año se refiere pero tengo una lacra que no consigo quitarme de encima y es que cuando veo una película que se ha basado en un libro, si no me he leído el susodicho soy incapaz de leerlo después. Claro que luego están los casos en que te lees un libro y desconoces que tenía una película como adaptación.

Algo así me ha pasado con “El Ídolo Perdido”. Quizás con este nombre no os diga gran cosa puesto que en España la película se estrenó con su título original “The Relic”. Lanzada a la gran pantalla en abril de 1997. Película que en su día me gustó bastante y que vi el mismo día del estreno. No recuerdo gran cosa de la cinta pero una vez leído el libro compruebo que no son pocos los cambios, más incluso de lo que suele conllevar una adaptación de este tipo.

Segunda cosa curiosa. The Relic es también el primer libro de la saga creada por Preston & Child que tienen como protagonistas al inspector de la policía metropolitana de Nueva York Vicent D´Agosta (interpretado por Tom Sizemore en el cine) y Axl Pendergast, un misterioso agente del FBI que es algo así como Jack Bauer, Dean Winchester, McGiver y Dios todo en uno, este personaje de manera inexplicable no aparece en la película ¿? Hace unos meses me leí “La Danza del Cementerio” protagonizado por estos dos peculiares

Pero será mejor que hablemos algo del libro que ya me he comido media página y no cuento nada y empiezo a parecerme a los artículos de Planeta en los cómics de DC. Todo comienza cuando en el museo de Nueva York aparecen despedazados dos niños que se habían separado de sus padres, este suceso no puede ocurrir en peor momento pues el museo está pasando por serios apuros económicos y tiene depositadas todas sus esperanzas en la exposición de “Supersticiones”.

El problema es que los crímenes se siguen sucediendo y de manera inexplicable la inauguración de la exposición no se detiene por ningún medio. Dentro del propio museo empieza a surgir el rumor de que el asesino es en realidad un sanguinario monstruo relacionado con una de la expedición fracasada unos años atrás que terminó con todos sus miembros muertos.

La obra se lee bien y con rapidez, aunque me ha gustado más la primera parte cuando todavía se están intentando descubrir todo el pastel y cual es la amenaza, cuando ya está todo claro el libro se vuelve bastante confuso ya que todas las escenas son entre sombras y habitaciones oscuras que los autores pierden demasiado tiempo en describir, sin embargo la sensación de miedo, inseguridad y claustrofobia está muy conseguida y es muy entretenido. Tal vez siga con el resto.

NOTA: 7/10

2 comentarios:

Deckard dijo...

No me puedo creer que se te haya pasado el cumpleaños de Alice Cooper sin comentarlo por aquí :P

Jerusalem dijo...

A mi este libro me encantó y del inspector Pendergast intentó no perderme ninguna historia. Yo le veo como una mezcla de Sherlock Holmes y Gil Grisom