miércoles, marzo 02, 2011

CALL OF DUTY: BLACK OPS



Menuda experiencia más gratificante ha sido terminarme el Call of Duty: Black Ops, tanto que me lo he pasado de prestado y voy a tener que comprarlo ahora que tengo xbox live en la consola, puesto que este juego es el primero además que juego en mi flamante nueva televisión en alta definición con HDMI, no se como he podido vivir tanto tiempo sin estas cosas. Los juegos parecen otros totalmente distintos.

Tengo que reconocer que no me acercaba muy dispuesto a este juego ya que el cambio de la ambientación no me hacía mucha gracia pues estoy cansado de conflictos clásicos y creo que el gran acierto de CoD fue crear la saga Modern Warfare. Aunque claro, bien pensado tampoco había jugado nunca a un juego del Vietnam y el resultado ha sido brillante pese a que el modo historia del juego se acaba rápidamente, pero eso si, que el título Black Ops no os engañe, no es un juego de infiltración, aquí se avanza a lo bruto y cargándonos todo y todos lo que se pone por delante y con la intensidad y la variedad de escenarios se disfruta mucho. No en vano las críticas positivas al juego son bastante unánimes y es el videojuego más vendido de la historia.

El juego tiene como protagonista a Mason un soldado americano que se ha visto sometido a un condicionamiento mental por parte de la Unión Soviética. Por ello todo los flashbacks y secuencias no jugables entre niveles muestran a Mason atado y rodeado de números y monitores que tratan de desdeñar los misterios de su mente y hasta que punto está recuperado o no. Estas partes son un poco más coñazo, aunque el cambio a la guerra fría no ha sentado del todo mal al juego.

De todos modos lo verdaderamente destacable es el ritmo frenético. Nuestra aventura comienza en Cuba donde deberemos eliminar a Fidel Castro XD, así de entrante y de ahí pasaremos a huir en avión mientras arrasamos una base aérea. Pero cambiamos la ambientación y caeremos prisioneros en una cárcel de máxima seguridad y trabajos forzados rusa…..

La trama mezcla las típicas traiciones y alianzas, desastres militares (hay una fase donde invadiremos un pueblo asolado por un arma química, como llevamos un traje protector si recibimos varios impactos morimos al romperse el mismo) y una historia que va saltando en el tiempo atrás y adelante. Con el componente en común del asesinato de JFK. Mis fases favoritas han sido las que están ambientadas en Vietnam. El escenario de Hanoi donde vamos saltando de tejado en tejado como si fuésemos especialistas en Parkour es la bomba pero nada que ver con la experiencia de ir exterminando enemigos montado en un hovercraft (que me parece igualito que el de los G.I.Joe) mientras suena de fondo “Sympathy for the Devil” de Roling Stones. Claro que la fase final donde con un apache atacamos un barco y luego tenemos que abordarlo y dar con una base submarina no es moco de pavo, solamente lamentar que la “acción” final no sea tan épica como sus predecesoras.

Por último destacar esa delicia absurda que es el modo Zombies donde tenemos que acabar con hordas de no muertos. Complicado de cojones puesto que los bichos acaban contigo de dos golpes pero adictivo como pocos gracias al modo online que acabo de descubrir.

NOTA: 9/10

3 comentarios:

milo dijo...

A mi es el que menos me ha gustado de los últimos Call of duty, por demasiado "trepidante" aunque parezca una inconcruencia, pero hecho de menos fases de capullo con mira telescópica :)

Alex dijo...

un juego impresionante en todos sus aspectos, se lo recomiendo a todo el mundo.

Yota dijo...

Graicas por los coments!

Milo: jajaaj, buen comentario. Lo cierto es que a mi esas fases nunca me han gustado demasiado. Prefiero las de infiltración al estilo de la segunda fase del segundo CoD

Alex: sin duda, de acuerdo estoy que diría yoda.