sábado, marzo 19, 2011

LOS MUERTOS VIVIENTES: Demasiado Lejos.



Siempre que se publica un nuevo tomo de Los Muertos Vivientes es sin duda una de las mejores noticias editoriales que un fan pueda tener. Encima si este es el último tomo que vamos a tener en mucho tiempo dado la cadencia irregular de la serie original pues se goza mucho más con su lectura.

Sin embargo antes de entrar en faena también estoy muy disgustado por la noticia de que para poder disfrutar de las portadas de la serie tendríamos que pagar el hardcover que publicará Planeta en el próximo Salón de Barcelona. Una puta muy gorda, que por otro lado tampoco pilla por sorpresa a nadie. Eso si, que no cuenten con mi compra.

Vamos a ello. Decimotercer tomo de la mejor serie regular de cómic americano de los últimos veinte años. Y de nuevo los zombies vuelven a brillar por su ausencia y ni dios los hecha de menos ¿quién los necesita? Rick, Michonne, Glenn y el resto de los seres humanos son mucho más interesantes que sus homónimos muertos. La acción sigue ubicada en la pequeña villa descubierta en el anterior volumen y aunque el cliffhanger final anunciaba algo muy bestia, al leer “Demasiado Lejos” vemos que los tiros finalmente han ido por otro lado. Robert Kirkman lo ha vuelto a hacer, sigue jugando al despiste con sus miles de fieles y lo vuelve a conseguir.

Poco se puede decir más de este tomo sin entrar en spoilers, cosa que no pienso hacer ya que es un crimen de los tochos, a mi tras acabar de leerlo me han llegado sensaciones contrapuestas puesto que puede que se parezca demasiado a la etapa en la que el grupo estuvo en la cárcel pero esto puede acabar pero pues por una vez no es Rick la única voz cantante del grupo y ni siquiera es el líder de todo el mundo. Si esto es algo temporal o algo que puede causar problemas es algo que se verá aquí.

Para no variar Robert Kirkman sigue haciendo hincapié en Rick pues además de ser el motor de todo este embrollo se nota que es su personaje favorito. Como en comentado en pasadas ocasiones es asombroso leer hasta que punto son puestos los personajes en situaciones límites. Al final lo único importante es lo más básico: sobrevivir. Nada más importa y de esta taxativa afirmación nacerán el par de escenas de acción, la segunda además con bastante tensión porque todos sabemos que nada es fijo o permanente en The Walking Dead.

El final por cierto es muy bueno, esperable y posiblemente es el más relajado de cuantos tiene la serie. Lo peor es que ahora tocará esperar casi un añito, ya veréis.

NOTA: 8/10

5 comentarios:

juanky dijo...

Robert Kirkman demuestra como hacer un buen guion si señor,me lo acabo de leer hace unos minutos y gracias atu critica me lo voy a leer otra vez.
por cierto hoy se cumple 20 años de la pelicula rocketeer y la estoy viendo por unas 20 o algo mas y sige siendo buena.
cuidate y buenas noches

Merrick dijo...

En mi caso ya se ha convertido en una costumbre: Comprar el nuevo tomo de Los muertos vivientes y leérmelo entero inmediatamente. Es la única serie con la que lo hago.

Este tomo en concreto me ha dejado algo más frío que otros, pero bueno, no siempre tiene que haber un clímax, ¿no? En fin, a esperar pacientemente el siguiente. ¡Y sí, qué rabia lo de las portadas!

charlie furilo dijo...

¿Ya lo han publicado aquí? Al ataqueeeeerl!!!!

Andros dijo...

lo leere?, mm nose, tal vez, puede ser...

Yota dijo...

Gracias a todos por los comentarios.

Juanky: Genial película! la verdad es que Kirkman es un dios de los guiones. Aunque este tomo es quizás el que menos me ha gustado.

Merrick: El próximo tomo ufff, ya verás, que me han soltado un spoiler que todavía me tiene cabreado (no por el spoiler en si, si no por haberme enterado). Me pasa lo mismo, lo compro y lo devoro.

Charlie: Supongo que ya lo habrás leído.

Andros: Pues deberías.