miércoles, abril 27, 2011

FRINGE T.1 Temeras a tu "vecino".


Poco a poco voy recuperando el ritmo con mis adoradas series de TV, afición que en los últimos años he dejado de lado de manera preocupante viendo tan solo dos o tres temporadas completas y claro eso dada la abrumadora cantidad de series y su calidad desde que Ally McBeal y Los Sopranos comenzaron esta nueva época dorada catódica es una auténtica mierda.

Hoy vamos con la primera temporada de Fringe. Serie que me tiene completamente atrapado, además todo lo que leo o escucho hace que tenga unas ganas locas de ver el resto. Porque según tengo entendido la línea de calidad ascendente que tiene la serie es bastante grande y eso que esta primera temporada no está nada mal.

Creada por J.J. Abrams que suele encadenar un éxito tras otro (con la salvedad de la reciente Undercovers) Fringe es una puesta al día más socarrona de la mítica Expediente X, serie que en mi opinión nunca llegó a despegar, nunca llegó a ser todo lo fantástica que prometía (pese a la aparición tácita de extraterrestres) y que en el fondo era bastante sosa. Además Fringe empieza con la clásica estructura “el caso de la semana” para poco a poco ir metiéndose en una trama bastante ambiciosa a la par que interesante.

El piloto es digno de elogio por su ritmo y por los medios, un avión se estrella y todos sus tripulantes mueren víctimas de un horrible virus que provoca que se licue su piel y sus órganos internos. Como el accidente es rarito entra en juego el F.B.I y en concreto la agente especial Olivia Dannah que rápidamente se ve superada por el caso, por motivos que no viene a cuento desvelar, tienen que recurrir a la ayuda de Walter Bishop y brillante (y chiflado) científico que lleva 17 años en un manicomio, pero para poder contar con su colaboración tienen que contar con el consentimiento de su hijo Peter, interpretado por Joshua Jackson que deja atrás el papel exhibido en aquel drama hormonal llamado Dawson Crece.

La serie se adentra en terrenos de ciencia ficción pocas veces vistos en una serie de corte “realista”, lo que aquí se muestra está mucho mejor documentado, explicado y expuesto de lo que se veía por ejemplo en Expediente X o Eureka por citar algún caso más reciente. Y eso que se verá un poco de todo, desde teletransporte, pasando por piroquinesis, abducción astral, biogénetica…. Todo ello forma parte de lo que se denomina “El Patrón” y será el eje conductor de la serie.

Pero lo verdaderamente bueno de Fringe es la química entre el trío protagonista. Walter está loco, Olivia está obsesionada por su trabajo y por su oscuro pasado que no recuerda y Peter es un cínico que poco irá compartiendo la visión del mundo que tiene su padre, además es un friki que tomo y lomo y las referencias a la cultura popular estarán a la orden del día. Olvidaos de los sosos Mulder y Scully, estos son más parecidos a los protas de Castle o de Bones, sin tensión romántica que valga, porque francamente no hace falta.

Deseando estoy de ponerme con la segunda temporada.

NOTA: 8/10

3 comentarios:

Mike Lee dijo...

Yo tengo que ponerme en serio y terminar la primera, porque desde luego la trama de El Patrón que articula la serie no podría ser más interesante.

¡Saludos!

Natán dijo...

Solo por crear un personaje como Walter Bishop ya merece la pena la serie. Y ya verás la segunda temporada, te va a flipar!

Yota dijo...

Gracias por los coments!

Mike: A mi es lo que me tiene loco, de hecho esta semana comienzo la segunda.

Natán: jajaja, que ganas!