miércoles, abril 20, 2011

LA ADVERTENCIA DE AMBLER. Esta historia me suena.


Eres Harrison Ambler. Un recluso de la penitenciaria para enfermos mentales de Parrish Island. Un centro de internamiento del gobierno clasificado como clase 4 que viene a significar que no consta en ningún registro oficial. Parrish Island es un agujero donde están encerrados todos aquellos criminales o ex – agentes que sufren alguna clase de delirio que pudiera conllevar un peligro para el país. Pero hay un detalle a tener en cuenta. Harrison Ambler sabe que no está loco, que le están drogando contra su voluntad y que no sabe porqué está allí.

Así comienza “La Advertencia de Ambler”. Un trepidante thriller de acción política con 800 páginas escrito por Robert Ludlum, creador de Jason Bourne así que ya os podéis imaginar por donde van a ir los tiros en esta novela, para lo bueno y para lo malo, porque si cambiamos el nombre de los protagonistas es básicamente la misma historia pero algo actualizada como si fuera un “ultimate Jason Bourne” XD.

Como todos os podéis imaginar Ambler no dura en la cárcel ni un suspiro y tras salir de ella irá en busca de respuestas ¿quién es? ¿a qué se dedicaba? ¿por qué le encerraron? Siguiendo la tónica de este tipo de historias nada será lo que parece y Ambler aparentemente sólo podrá fiarse de la enfermera Lauren que le ayudó a escaparse. Para lograr la verdad el protagonista podrá valerse de un arma de suma habilidad: nadie puede engañar a Ambler, pues tiene la anómala capacidad de detectar cualquier mentira que intenten colarle mientras pueda ver a la persona que lo está intentando.

Pero la información que se va encontrando no es nada esperanzadora. Nadie le recuerda, nadie sabe quien es, se ha borrado todo registro de su existencia desde los tiempos en los que iba al instituto y lo más importante saben que se ha fugado y ahora hay orden de tirar a matar. Lo único que Ambler tiene claro es que según las pocas pistas con las que cuenta habrá algún factor clave en la cumbre de economía mundial a la que tendrá que asistir.

Si a todo esto le sumamos los personajes arquetípicos de las buenas novelas de Ludlum. La inocente, el secundario bonachón pero con mala leche, el asesino despiadado y misterioso…. Todo este cóctel explosivo nos deja como resultado una novela trepidante que no da lugar al respiro y que se ventila en nada. Además la frase final está llena de ambigüedad y abierta a varias interpretaciones.

NOTA: 7/10

2 comentarios:

Capitán Harlock dijo...

Tiene muy buena pinta, la voy a poner en lista de deseos en Anobii

Yota dijo...

Me alegro. Pero busca una edición baratita eh? que tampoco merece tanto la pena :p