viernes, abril 01, 2011

SHERLOCK. Distinta Era, El Mismo de Siempre.



Uno de los últimos fenómenos televisivos que ha generado un hype de la hostia en Internet es sin duda Sherlock, la última versión del mítico personaje de Arthur Conan Doyle que ha visto la luz en la pequeña pantalla facturada en la propia Gran Bretaña (hay que estar atentos con los ingleses que van recortando los pasos que le separan con U.S.A de manera agigantada). Lo más novedoso es que la nueva versión de Sherlock Holmes está ambientada en la actualidad, nada de épocas victorianas y máquinas de vapor.

Y es que esta “actualización” se ha realizado con el mayor de los detalles y con todas las atenciones que este icono de la cultura popular se merece sin caer en desvirtuaciones como la moderna y exitosa versión de Guy Ritchie que ha convertido al personaje en “el nuevo héroe de acción” que poco o nada tiene que ver pero que indudablemente fue un éxito de taquilla y al fin y al cabo una muy divertida película.

Tiempos modernos, dramas modernos. En esta versión John Watson es nuevamente médico militar pero que sufre estrés post-traumático a causa de la guerra de Irak, sufre una cojera psicosomática (rápidamente diagnosticada por Holmes) y no está tan dotado para la acción como lo estaba Jude Law, dotes que tampoco adquiere el moderno Sherlock Holmes, aquí más ratón de biblioteca que nunca.

Haciendo una analogía con los cómics este Sherlock, es una versión “ultimatizada” de si mismo. Más borde que nunca, un sociopata de primera categoría que no descarta tener incluso el síndrome de asperger. No tiene inconveniente en mostrar y demostrar su superior inteligencia y capacidad de deducción aunque eso suponga humillar a Watson en más de una ocasión. El fiel doctor por su parte es un personaje en general malhumorado al que Holmes saca de sus casillas con extremada facilidad y que en definitiva hace lo que hace porque tampoco tiene nada mejor que hacer y en el fondo en un tipo tan extraño y perturbado como el protagonista que nos ocupa. En la serie veremos también a la señora Hudson, a Lestrade y por supuesto a James Moriarti aunque sobre la nemesis de Holmes no voy a decir nada. Muy original su puesta a punto, no digo más.

El problema que le veo a la serie es el formato elegido para su debut: tres episodios de hora y media de duración y lo peor es que la segunda temporada creo que será igual sólo que contará con seis episodios (o puede que tres otra vez pero no lo recuerdo, bah, da igual) lo que dificulta el desarrollo de las subtramas, elemento que para mi es indispensable para que una serie me atrape del todo. No obstante, me ha gustado mucho y me apuntaré también a la segunda temporada aunque sólo sea por ver a donde lleva el pedazo de cliffhanger del final.

NOTA: 7/10

PD: Los tres capítulos son sendas adaptaciones de “Los Planos de Bruce-Partingon”, “Estudio en Escarlata” y “Los Bailarines”.

3 comentarios:

juanky dijo...

hola buenas
la 2 temporada tambien es de 3 capitulos,yo la evisto en castellano y catalan y es de las pocas series que traducida al catalan no pierde.
por cierto te an echo caso con la portada de marvels an puesto la portada buena.
cuidate y buen fin de semana

Mike Lee dijo...

Esta serie me encantó, sobre todo por la actualización del personaje, el respeto al original y los actores.
Lo malo es lo mucho que tendremos que esperar a la segunda temporada.

¡Saludos!

Yota dijo...

Gracias por los coments.

Juanky: Jo, pues tres epis que asco.

Mike: Si? cuanto?