martes, mayo 17, 2011

ESOS ADORABLES PATOS


¿A quién no le gustan los patos? Esos adorables bichos llenos de plumas que muchas veces viven hacinados en estanques a la espera de que unos cuantos mamarrachos, críos y jubilados los hinchen de cachos de pan más o menos duro. A mi me encantan pero que penan me dan los jodíos… de todas formas ese no es el asunto de este post.

¿Quién es el pato más famoso de la historia? Como alguien diga que es el pato Lucas, cobra. El pato más famoso es sin duda el pato Donald, anda que no habremos perdido el tiempo intentando imitar su característico y prácticamente ininteligible acento. Que maravillosa era la programación infantil en los años ochenta con horas y horas dedicadas a los más pequeños y dibujos animados en un montón de franjas. Recuerdo especialmente los cortos de animación de Disney en la que las adorables ardillas Chip & Chop se dedicaban a putear a Donald y robarle comida normalmente.

Pero más que con la televisión mi “relación” con los Patos de Disney comenzó con un puñado de libros que trajo mi padre a casa se llamaban: Biblioteca Jóvenes Castores, toda una colección de culto que por lo que he comprobado ahora se cotizan a precio de oro en la red, espero que mis sobrinos que los han heredado hagan buen uso de ellos (lo dudo). En aquellos volúmenes en tapa dura y con más de cien páginas a todo color los tres sobrinos del Pato Donald llamados en España con los castizos nombres de Jaimito, Juanito y jorgito nos enseñaban desde técnicas de supervivencia, curiosidades sobre las distintas culturas del mundo hasta construir nuestros propios juguetes.

Regresamos a la adicción catódica porque un buen sábado por la tarde de 1988 se estrenó en TVE-1 Club Disney (ahora tenemos Cine de Barrio, ainsss) un programa cuyos presentadores ya me daban grima por aquel entonces pero que nos descubrió un buen puñado de producciones míticas como mi adorada: Patoaventuras, serie que durante cuatro años y más de cien capítulos (más una película póstuma) nos contó las peripecias de los tres sobrinos de Donald, el gran Tío Gilito y Rosita (Era necesario incorporar algún personaje favorito).

Digo que fue mítica porque la calidad de animación de toda la serie (empezando por el pegadizo Opening) era sobresaliente y muy superior a cualquier producción de televisión de la compañía de las orejas de ratón, incluso era mejor que algunos de sus largometrajes de la época. Las mismas técnicas de animación se usaron después en series como Los Aventureros del Aire o el Pato Darkwing.

Ya que hablamos del Pato Darkwing. Decir que esta fue la mejor serie de Batman que se había hecho hasta el momento… sin Batman (todavía no se había estrenado la de Bruce Timm). Aunque el tono era evidentemente cómico, la serie tenía bastante momentos oscuros y una plana de secundarios envidiables. De hecho uno de ellos era el mismísimo Joe McQuak, que provenía precisamente de Patoaventuras, nuestro intrépido protagonista tenía su guarida en la torre de un puente.

Antes he mencionado que la serie tenía mucho del Hombre Murciélago y esto se nota sobre todo en la galería de villanos que empezando por Quaquasón que es una clara alusión al Joker, tenemos versiones plumíferas de Mr. Frío, Enigma, Dos Caras, Catwoman…



2 comentarios:

Vladek dijo...

Patoaventuras era una serie genial, antes el club Dinsey molaba.

¿No había también una serie de Disney sobre patos que jugaban a hockey?

Yota dijo...

ya te cuento colega.

Pues creo que si Mighty Ducks? se llamaba?