lunes, mayo 02, 2011

PATRULLA X OSCURA: Viaje al Centro del Duende.


Creo que tendría que haberme leído este cómic en su momento de publicación (hace apenas unos meses) o al menos antes de que me cumpliese el periodo de préstamo de la biblioteca (que ahora me tocará estar unas semanas sin poder coger nada) pero como ya comentaba con el buen Oneyros.. este tomo me daba una pereza enormee……

Y esto es debido a que el Landscape de Reinado Oscuro ha quedado anticuado y obsoleto en un periodo de tiempo obscenamente corto. Lo que a priori podría haber dado mucho de si se desinfló enseguida y todo giró en torno a Osborn y lo malo que era y su deseo de tener su versión oscura de prácticamente cualquier superhéroe de Marvel, fui consciente de que esta mega-trama no sostendría bajo su propio peso tras terminar de leer el truñaco de cruce que fue Utopía.

Mini crossover entre Vengadores Oscuros y Patrulla X donde se presentó a los protagonistas de este tomo que recoge la miniserie homónima de cinco números escrita por Paul Cornell (autor de la genial Capitán Britania) y dibujada por el siempre agradable y cumplidor Leonard Kirk continúan las peripecias de estos disfuncionales personajes diezmados tras las deserciones de Namor, Emma Frost y Capa y Puñal tal y como pudimos ver en la mencionada Utopía.

En “Viaje al Centro del Duende” Mística, Arma Omega, Mímico y La Bestia Oscura tendrán la misión suicida y casi imposible de capturar para Norman Osborn a un resucitado X-Man (aparece en la página cinco, no es spoiler). Y con esto ya tenemos a otro personaje que no le importaba a nadie, en España de hecho no pudimos leer ni su muerte, de vuelta entre los vivos. Un héroe que proviene de la Era de Apocalipsis y que contó en los noventa con una serie regular de 75 números, varios anuales y especiales pasó sin pena ni gloria pero tuvo una etapa interesante escrita por Jeph Loeb y dibujada por Steve Skroce y una saga final de Warren Ellis y Ariel Olivetti donde básicamente convertían al personaje en, ejem, lluvia.

Con gran potencial psíquico y con el poder de de un dios y que literalmente “podría darse de puñetazos con el Vigía”. Paul Cornell juega más o menos bien con este grupo de dementes y los diferencia a todos. Mística es la más convenida e intrigante; La Bestia Oscura simplemente quiere experimentar con humanos; Mímico es un maníaco depresivo y Arma Omega necesita la continua aprobación de todos y cada uno de sus actos. Si a esto le juntamos que Norman Osborn está chalado y es un obseso del control nos sale un grupo que tiene todas las papeletas de explotar a la mínima.

La miniserie resulta agradable de leer pero se olvida con una facilidad pasmosa, me alegro mucho de no haberla comprado en su momento, claro que con lo escaldado que salí de Utopía, muchas ganas no es que tuviera.

NOTA: 5/10

2 comentarios:

Oneyros dijo...

Bastante de acuerdo en todo, aunque a mi si que me mola (e importa) X-Man.
Fuera de su contexto en el landscape, este tipo de series son facilmente olvidables.

Yota dijo...

Anda ya Moi! si ni le conocías :P

Quien se acuerda ya de Invasión Secreta? de hecho, quien se acuerda ya de Asedio?