lunes, julio 18, 2011

TRANSFORMERS: EL LADO OSCURO DE LA LUNA



¿Oye Michael hacemos la tercera?
Venga va, que necesito otra flota nueva de ferrari.
Pero que sea mejor que la segunda, que el guión era muy flojo.
Venga, no jodas, que estamos hablando de una película de robots gigantes que se pegan de leches que sólo será criticada duramente por una panda de treintañeros fracasados que no hacen otra cosa que discutir si disparó primero Han o Greedo.

Transformers: El Lado Oscuro de La Luna. Es posiblemente una de las peores películas que he visto en lo que va de año, pero a su vez es también una de las más divertidas y no me refiero a que sea cine de entretenimiento y esa sea su finalidad. Yo como buen friki que soy disfruté como un puto loco con la primera entrega y es más la considero una buena película. La segunda fue algo más de lo mismo, pero mucho más excesiva y con una vena cómica innecesaria. Además el villano no acompañaba nada, no había carisma.

Todo eso lo han querido suprimir un poco en esta tercera entrega que dudo mucho que sea la definitiva puesto que ya ha derrotado en recaudación a Piratas del Caribe (al menos en España). Aquí hay humor por supuesto, tenemos a los dos cacharros que acompañan todo el rato al prota, hay un autobot que se transforma en un Ferrari y habla en italiano (gran punto) y como no, los insufribles padres del protagonista tienen su momento de gloria así como John Turturro. Sin olvidar de un sobreactuado John Malkovich puesto aquí en plan colegueo.

Hay cambios. Lo primero es una putada ya que nos quedamos sin Megan Fox y en su lugar entra una rubiaca que es tan sosa e insulsa como la morena anterior. La relación sentimental sigue siendo de lo más artificial y mal resuelta por supuesto. Para que la película gane en algo de profundidad a los autobots se les ha dado un enemigo humano (no diré quien) y se ha recuperado a un personaje de la mitología de la serie original: Sentinel Prime. Que botes di cuando aparece por primera vez la armadura roja y el cráneo con su característica forma.

La película empieza bien aportando datos al pasado de los personajes y aumentando la mitología de los mismos aunque por el camino crea varios errores de continuidad, pero eso es lo de menos. Es que ni siquiera las escenas de acción están bien logradas. Vamos a ver, la película es espectacular por supuesto y te crees que tanto los Autobots como los Decepticons son de “verdad”. Pero es curioso que con un presupuesto de doscientos millones de dólares. Michael Bay haya usado metraje desechado de “La Isla” para completar algunas escenas.

No menos sorprendente es que esta Transformers 3 pese a tener la firma del genial director (y digo lo de genial en serio) sea la película visualmente más clara que tiene de los últimos años, incluso algunas escenas las hace a cámara lenta para no perder detalle. Pero a donde quiero llegar con mi crítica es a la batalla final que dura sesenta minutos y es confusa y repleta de fallos de raccord. Personajes que aparecen y desaparecen, ahora los Autobots están detenidos y Optimus Prime lleva un cuarto de hora si aparecer por la pantalla y no se sabe donde está.

¡Y que me dicen de las naves enemigas! A veces parece que las puede pilotar un humano, otras son mucho más grandes. Todo esto son menudencias hasta que llegamos a los putos humanos. Michael Bay es un fan incondicional del ejército yanki (él es el único director en los últimos años que ha rodado dentro del Pentágono) y el protagonismo que le da a Josh Duhamel y Tyrese Gibson es vergonzoso, como pasaba en “La Venganza de los Caídos” hay momentos en los que parece que son mucho más efectivos que los autobots.

Y su papel es estúpido ¿Por qué ese ansia de subir a un edificio y tirarse con los trajes aéreos? ¿Qué necesidad tan importante había de bajar el puente que luego no usa nadie? En fin.... como bien dice mi buen amigo The Korinthian. Sin acritud.

6 comentarios:

ElRinconDelTaradete dijo...

La segunda ya era mala de cojo... Repetitiva y aburrida como una mala peli porno.

Roy D. Mustang dijo...

Dios mio, y yo que aún no he visto la 2... (Y eso que la primera parte la vi en el cine el día del estreno jeje). En fin, ver me las veré esta claro, pero teniendo en cuenta que no veré grandes películas (la primera me pareció una película pasable, pero sobre todo divertidísima). Me ha encantado la introducción a tu articulo, y lo del puente... me ha dejado sin palabras, como lo de la batalla ¿60 minutos? Por dios...

En fin, para terminar decirte que si quieres ver mis entradas a través de la sección "De obligado seguimiento", tendrás que agregar mi blog de nuevo. He tenido problemas ténicos (no se reflejaban mis actualizaciones en listados de blogs ajenos) que creo haber solucionado ya...

¡Un saludo!

GokuJunior dijo...

La última media hora la pasé dormido, con eso te digo lo que me gustó esta puta mierda.

Kikedck dijo...

No sé si recuerdo ninguna película antes en la que me haya saturado tanto de escenas de acción. Mejoraron un poquito el "guión" en cuanto a la anterior, pero vamos, que que le arrancan la cabeza a ese, que atraviesan a ese otro, uy que se cae ese edificio, pues como que sin más,acaba aburriendo.

Anónimo dijo...

Los sesenta minutos de batalla final son un caos.. todavia yo personalmente flipo lo que corre ella con taconazos que se transforman en manoletinas XD (q por cierto tampco entiendo pasando lo que la pasa a la prota que se pueda cambiar de ropa..)

Lo del puente fue surrealista, no se cuando detienen a los autobots, y no entiendo todavia para que se tiran en traje.

Y el romanticismo de la pelicula entre los protas no pega ni con cola y está metido a presión.

Pero bueno, tiene algunos puntos buenos y está bien hecha aunque para mi no montada..

The Korinthian dijo...

Bueno......pues eso, sin acritud....