miércoles, agosto 17, 2011

JLA: TORRE DE BABEL



Aprovechando que es muy posible que no vuelva a leer un cómic nuevo de la JLA en mucho tiempo, años puede si el reboot tiene un mínimo de aceptación de crítica y público (aunque no tengo ninguna duda de que habrá más reinicios) he decidido tirar de archivo y releer la última historia del mayor grupo de DC que realmente me gustó.

Así que raudo y veloz me puse a buscar los dos prestigios editaros hace años por Norma Editorial que componen la historia “La Torre de Babel” y que casualmente será la próxima historia de los siete magníficos que será adaptada por DC Animated. Menos mal que todavía nos queda el campo de la animación, esperemos que por mucho tiempo por el mundo de las viñetas y del cine pintan mal (salvo el Batman de Nolan). La Torre de Babel fue la historia de presentación de Mark Waid en el título, primer arco de una más que accidentada etapa en la que contó normalmente con el dibujo de Brian Hitch, salvo en su debut que fue ilustrado por Howard Porter, dibujante más que mediocre heredado de Grant Morrison.

Para los neófitos del grupo como yo en aquella época (había leído cosas contadas de sus series regulares al margen claro está de sus apariciones estelares en otras series) la alineación en esta serie no podría ser más icónica: Superman, Batman, Wonder Woman, Detective Marciano, Aquaman y las mejores versiones que ha habido de Flash y Green Lantern: Wally West y Kyle Rayiner respectivamente; es decir los siete magníficos con el añadido de Plastic Man, personaje al que no soporto. Un buen plantel para una primera toma de contacto seria. Coño si hasta su base está en la Luna!

La trama es la siguiente, un buen día los distintos miembros de la JLA son atacados y puestos en jaque. Lo más sorprendente es que su enemigo parece saber como derrotarlos rápida y eficazmente: Dejar ciego a Green Lantern para que no pueda visualizar que arma crear con su anillo; hacer que Aquaman tenga fobia al agua; inyectar al Detective Marciano un virus que provoque que su piel arda al contacto con el aire; congelar a Plastic Man o exponer a Superman a los efectos de la Kriptonita roja.

Todo esto pasa al principio del cómic. El problema o la mayor sorpresa es que esta información y estos planes de defensa y/o ataque han salido de uno de los suyos: Batman, que tendrá sus propias preocupaciones porque alguien ha robado los ataúdes de sus padres y quien está detrás de todo es R´as Al Ghul que con un dispositivo llamado Torre de Babel pretende desatar el caos en el mundo entero. Ya que dicha arma crea un campo que bloquea el uso del lenguaje y de la compresión oral y escrita del cerebro humano, con el pifostio consiguiente.

Así que la historia quedará dividida en dos flancos con los héroes consternados por la “traición” de Batman y metidos en una pelea que difícilmente pueden ganar. Personajes perfectamente retratados aunque torpemente dibujados, mucha acción y subtramas para arcos futuros. Me ha gustado mucho su relectura aunque me quede la misma sensación que me entra cada vez que pienso en cualquier cómic del Universo DC, estoy hablando de la sensación de que no ha servido de nada, por muy buena que haya sido la historia o trascendente ha sido borrada del mapa.

NOTA: 7/10

2 comentarios:

Fer1980 dijo...

La verdad es que fue una pena que la etapa de Waid se torciera como se torció por la incopentencia editorial (que acabo con Hitch en Marvel), pero este debut es más que notable.

Yota dijo...

Gracias por el comentario, lo cierto es que la etapa se fue enturbiando cada vez más desde el segundo arco "divide y vencerás" aunque el ritmo no decaia, se notaba que "ese" no era Waid.