domingo, agosto 14, 2011

MARVEL NO STOP VII: The Incredible Hulk (1977)




Hola amigos, bienvenidos a una nueva entrega de Marvel No Stop. Poco a poco vamos adentrándonos en tiempos más modernos y por lo tanto contaremos con series (y en breve películas) que son más conocidas por el gran público. Como la que hoy toca: “El Increíble Hulk”.

Realizada por la CBS americana, El Increíble Hulk contó con cinco temporadas, cifra que hoy en día sigue siendo nada desdeñable, con total de ochenta y cinco episodios de cincuenta minutos de duración. Esta serie, es posiblemente la adaptación más conocida de un superhéroe en España ya que en los setenta y ochenta fue emitida en horario de máxima audiencia y a finales de los noventa en horario de madrugada. Además quienes hayan sido niños en los años ochenta probablemente recuerden una atracción de feria (en especial de esas itinerantes en las fiestas veraniegas de los pueblos) que consistía en una especie de pulpo coronado por una figura del Increíble Hulk con el brazo alzado y actitud furiosa, lo preocupante es que estas atracciones siguen operativas un cuarto de siglo después, pero ese es otro tema…

La serie nació bajo el auspicio de Kenneth Johnson, productor de televisión creador de bombazos de la época como La Mujer Biónica y V, la intención de Johnson era clara, quería un nuevo hit televisivo cueste lo que cueste y por ello se embarcó en el proyecto. Lo primero que muchos recordarán con cierta perplejidad es que el protagonista de la serie se llama David Banner, en lugar de Bruce Banner. Para explicar esto hay dos versiones bien distintas una que indica que Johnson no quería que relacionasen la serie con ningún cómic (cosa bastante estúpida y difícil de conseguir) y otra bien distinta que tiene mucho de leyenda urbana y cuenta que a la productora el nombre de Bruce Banner le parecía demasiado gay para un personaje que se convertía en el Increíble Hulk.

Algo que sin embargo no sabrá mucha gente es que el mismísimo Chuache (años antes de ser Conan el Bárbaro) participó en el casting para hacer de coloso esmeralda pero fue desestimado porque no era lo suficientemente alto, te cagas. Otra curiosidad y más si tenemos en cuenta la actualidad de las viñetas de Hulk es que Johnson quería que cuando Banner se convirtiese en Hulk su color fuera el rojo porque simbolizaba la ira, años después parece que a Jeph Loeb le pareció buena idea.

Pero las diferencias con el cómic no terminan aquí. En la televisión, David Banner es un científico que está traumatizado por la muerte de su esposa Laura (como si no hubiera más nombres) en un accidente de coche, desde entonces no levanta cabeza y se pasa la vida investigando la radiación gamma hasta que un día es irradiado por uno de sus inventos y en momentos de estrés se convierte en el Increíble Hulk, un monstruo con la mente de un niño que a menudo se hará amigo de éstos. Además este Hulk aunque es muy fuerte si le pegan un tiro le hieren y no puede pegar saltos de varias leguas. La serie a partir de ese momento se convierte en una especie de mezcla entre el Autoestopista, El Fugitivo y el Equipo A, porque curiosamente allá donde vaya Hulk acaba ayudando a una persona o grupo de personas de magnates especuladores, secuestros, matones, ladrones y demás chusma. Rara vez se enfrentará a algo sobrenatural salvo un Hombre Lobo y poco más.

Los secundarios de las viñetas también brillan por su ausencia y en la serie desfilarán todo tipo de amigos y novietas para la ocasión, sin ninguno/a que destaque especialmente con la salvedad del periodista Jack McGee que seguirá Hulk por todo el país intentando desentrañar quien es en realidad.

Para ir terminando no voy a extenderme en la factura técnica de la serie porque los efectos especiales no debían de existir en las ideas de los realizadores y de haber estado habría habido episodios más “heroicos”. Vale que hace treinta años los medios eran escasitos pero joder, es que Hulk no es más que un tío con el pecho afeitado, con peluca y pintado de verde. Que ya existían Indiana Jones, Star Wars y Blade Runner coño… sin embargo la música si que estaba muy conseguida aunque la melodía inicial deprimía hasta a los muertos.

Habría que hablar también de los tres telefilmes que tuvo la serie años después de su cancelación, pero eso ya tocará..


2 comentarios:

juanky dijo...

buenas tardes,colega aver si puedes escuchar mi 3 podcast que para mi es el mejor de los 3 ya veras como te ries eso espero,cuidate y buena tarde

Yota dijo...

En cuanto tenga un minuto le echo un ojo. Gracias!