jueves, agosto 25, 2011

NIKITA: LOOKS DO KILL T.1



Cuesta arriba se me ha hecho esta primera temporada de la nueva versión de Nikita, no porque no me haya gustado, que todo lo contrario me lo he pasado bomba. Lo que ocurre es que llevo ya demasiados meses acostumbrado a la estructura de series de 12-16 episodios como mucho y ya te habitúas a esa cadencia. Lo mismo me pasa con Fringe que me encanta pero me resulta pesada de seguir.

Una vez realizada esta divagación pasamos a entrar en materia. Emitida por la CW para que compartiera cuota de pantalla con Supernatural los viernes por la noche, Nikita ha cosechado un moderado éxito de audiencia y le ha ido algo mejor con la crítica, hasta el punto de que ha conseguido una segunda temporada completa.

Nikita: Looks That Kills, es una especie de secuela “bastarda” ya que se podría continuar que sigue con la historia de la anterior versión televisiva de Nikita (la protagonizada por Peta Wilson) donde trabajaba para una misteriosa agencia del gobierno. La acción de esta nueva versión se sitúa seis años después de que Nikita abandonase División (ese el críptico nombre de la agencia) cansada de sus tejemanejes y de que se volviera corrupta.

Para ello Nikita (una genial Maggie Q) infiltra en División a Alex, haciéndola pasar por una huérfana delincuente. Puesto que División cuenta con un programa de adiestramiento que convierte a jóvenes conflictivos en espías y asesinos. La terrible agencia está gestionada por Percy (Xander Berkeley que tuvo un papel muy similar en 24) quien en el fondo lo único que ansía es poder y no duda en aliarse con terroristas de todo tipo para conseguirlo. Luego tenemos a Michael (Shane West) quien tuvo un romance con Nikita y no la perdona pues considera que es una desertora y por último está Birkhoff (Aaron Stanford, el Pyros de X-Men) que es el genio informático y básicamente hace eso porque le divierte y puede piratear el planeta completo.

En esta primera temporada además de abundantes flashbacks sobre los personajes que nos cuenta porque entraron, formaron o dejaron División se inicia una trama bastante bien lograda (aunque su resolución se me antoja un poco precipitada) donde Nikita debe buscar por todo el mundo (el cambio continúo de las localizaciones me recuerda mucho a Alias) las cajas negras de seguridad de Percy donde están detalladas todas y cada una de las cosas ilegales que ha hecho con División, cada caja está controlada por un guardián y las escenas de peleas están muy bien logradas en especial en las que interviene Owen, interpretado por un Devon Sawa irreconocible desde sus tiempos de actor Teen en pelis como Destino Final o El Diablo Metió la Mano.

La serie presentó desde el principio un nivel de violencia y acción bastante alto para una producción de este tipo convirtiendo la serie en un placer culpable de primer orden ya que pocas series proporcionan tal nivel de entretenimiento superficial, pero desde la CW observaron que igual se estaban pasando así que con calzador introdujeron hacía mitad de temporada elementos románticos en la vida tanto de Nikita como de Alex.

Destacables también son los cliffhangers, algunos de ellos increíbles. Por supuesto no está exenta de tópicazos y Nikita siempre consigue salir más o menos indemne de cualquier situación de peligro. Algo que también me ha sorprendido es la cantidad de personajes que mueren a lo largo de esta temporada debutante.

Estaré atento a la segunda.

NOTA: 7/10

No hay comentarios: